INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Groenlandia se derrite en un tiempo récord

Imagen de un iceberg flotando a la deriva en Groenlandia | Sean Gallup / Getty

 

La segunda capa de hielo más grande del mundo continua derritiéndose a pasos de gigante. Las fuertes olas de calor que sufre Groenlandia, sumado a la inercia del calentamiento global, y los incendios en las regiones más septentrionales, está dejando récords de deshielo jamás registrados. La superficie deshecha está cerca del 60%, según los primeros indicios, pero los científicos creen que podrá llegar al 87%.

Que el hielo se deshaga durante la época estival es un hecho normal, pero este año este proceso ha empezado mucho antes, en mayo, y está ocurriendo a un ritmo muy rápido, acelerado por la ola de calor que ataca este pequeño continente. De hecho, desde la primavera la temperatura se ha mantenido constante y por encima de la media.

Y la temporada de deshielo aún no ha terminado, queda por delante todo el mes de agosto. Incluso, algunos expertos creen que la situación anormal de temperaturas elevadas podría prolongarse hasta septiembre. Actualmente, el 56% de la región se ve afectada por la aceleración del deshielo. Y es que la ola de calor que afectó Europa, se ha acabado instalando en Groenlandia, provocando que grandes cantidades de hielo derretido acaben en el mar y traduciéndose con un aumento de su nivel.

Una situación peor que el 2012

El ritmo de deshielo en todo el círculo polar ártico ya marca niveles similares a los del 2012, que es el año donde se registró el mayor deshielo de toda la historia en esta región del planeta.

Solo durante las primeras semanas de julio, se fundieron 160 billones de toneladas de hielo, equivalente a la capacidad de 64 millones de piscinas olímpicas. Pero los nuevos datos difundidos por la glacióloga Ruht Mottram, del Instituto Meteorológico de Dinamarca (DMIDK), solo el primer día de agosto se fundieron 11 billones de toneladas de hielo de la superficie terrestre de Groenlandia, un valor jamás registrado antes, y que equivalen a la capacidad de 4 millones de piscinas olímpicas.

 

 

Desde entonces las temperaturas han seguido subiendo y se han intensificado las condiciones de la ola de calor, con una temperatura que se encuentra a más de 10 grados por encima de la media que tocaría para esta época del año. Una situación claramente excepcional.

 

 

Los efectos globales del derretimiento

En un año como este, o como el del 2012, el hielo que llega al océano incrementa el nivel del mar unos milímetros, provocando que los países de los trópicos podrían ver un aumento de dos milímetros a finales de año, o incluso mayor.

Y es que lo que está pasando en Groenlandia tendrá repercusión en todo el mundo. La gran cantidad de agua dulce que está llegando al Atlántico Norte podría afectar el clima de Europa, aumentando la intensidad de las tormentas fuertes.

 

 

Solo este año se han visto batir récords de temperatura desde Nueva Delhi hasta Anchorage (Alaska), desde París hasta el Círculo Polar ártico. Todo esto provocado por unas intensas y extensas olas de calor que llevan la firma del cambio climático provocado por el hombre. Tal y como ha citado António Guterres, secretario general de la ONU, «si no tomamos medidas sobre el cambio climático ahora, estos eventos climáticos extremos se convertirán en solo la punta del iceberg».