INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Una bola de fuego sobrevoló Castilla-La Mancha la noche de Reyes

El fenómeno fue detectado durante la madrugada del 6 de enero el Complejo Astronómico de La Hita (Toledo) y en los observatorios astronómicos de Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada) y Sevilla
Imagen del bólido que se pudo observar en el sur del país la noche de Reyes | @jmmadiedo

 

Parece que mientras los Reyes Magos visitaban las casas de nuestro país depositando regalos e ilusiones, un pequeño meteorito les guiaba en su ruta por Castilla la Mancha con un colorido rastro de luces y fuegos cósmicos.

Según informa el encargado de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa, el profesor José María Madiedo de la Universidad de Huelva, una roca de buen tamaño entró bruscamente en la atmósfera terrestre a las 3.51 de la madrugada de este 6 de enero, la noche de Reyes, generando una gran bola de fuego que ha podido ser vista en toda la mitad sur del país.

El fenómeno pudo ser captado por los detectores que la Universidad de Huelva opera en el Complejo Astronómico de La Hita (Toledo) y en los observatorios astronómicos de Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada) y Sevilla.

 

Durante unos segundos iluminó la noche de Ciudad Real

Este conjunto de observatorios trabaja en el marco del Proyecto SMART, que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar. Sus sensores del cielo nocturno avistaron este pequeño meteorito que se desintegró a unos 83.000 kilómetros por hora sobre el sur de la provincia de Ciudad Real.

Según Madiedo, «esta enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente, generándose así una brillante bola de fuego a una altitud de unos 95 kilómetros. La bola de fuego avanzó sobre Ciudad Real en dirección noreste, finalizando a una altitud de unos 35 km».

Aunque la roca se destruyó completamente en la atmósfera, sin que ningún fragmento pudiese llegar al suelo, el resplandor de la bola de fuego pudo verse a cientos de quilómetros a la redonda, desde Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada) y Sevilla.

El fin de semana pasado, la lluvia de estrellas de las Cuadrántidas también iluminó el cielo

  

 

Durante la madrugada del 4 de enero, hubo la máxima actividad de la primera lluvia de estrellas fugaces del año, las Cuadrántidas. Las condiciones de cielo despejado y la luna en fase ‘nueva’ permitieron muy buenas observaciones en el interior de Castilla la Mancha, como también en el noreste peninsular.

Según los astrónomos, alrededor de las 3.30 de la madrugada del 4 de enero, se pudieron observar unas 100 estrellas fugaces a la hora. La mayoría de estos fragmentos que se descomponen generando impresionantes rastros de luz son como granos de arena.

Los fragmentos de roca más grandes que un guisante son los que generan bolas de fuego como las observadas la pasada madrugada en el Complejo Astronómico de La Hita, en Toledo. A continuación, os mostramos algunas espectaculares imágenes de esta primera cita astronómica del año.

Estrella fugaz de las Cuadrántidas fotografiada desde Barcelona | Jaume Cusidó

 

Baja actividad de las Cuadrántidas en las montañas de Tarragona | Aleix Roig- Astrocat

 

Las Cuadrántidas vistas desde el Pirineo de Gerona | Juan Carlos Casado- Observatori Astronòmic d'Albanyà

 

Comentarios