El Tiempo en España

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

NOVEDAD

🌞 Cada día la previsión del tiempo en Instagram, síguenos pinchando aquí

Encuentran fragmentos de un planeta destruido que enseñan como sería el futuro de la Tierra

Un equipo de astrónomos de la Universidad de Warwick, Reino Unido, ha localizado el núcleo de un planeta parecido al nuestro, que ha sobrevivido la explosión de su estrella
Los restos del planeta arrasado por su estrella dan una pista del futuro de la Tierra cuando muera el Sol | Pixabay

 

A centenares de años luz de nuestro sistema solar existe una galaxia que posee una estrella moribunda y un planeta destruido por la intensa gravedad que aplica el astro donde orbita. Los astrónomos dirigidos por Christopher Manser, de la universidad británica de Warwick, han descubierto los restos del núcleo de un planeta que ofrece unas características similares a la Tierra.

El Gran Telescopio Canarias, en La Palma, halló sus restos dentro un disco de escombros formado por otros planetas aniquilados, mediante su espectrógrafo, algo que nunca antes se había conseguido hacer. El cuerpo celeste protagonista se encuentra a 400 años luz de distancia y se cree que está conformado principalmente por metales pesados como hierro y níquel, que le ayudaron a sobrevivir a la destrucción total de su sistema.

Según los investigadores, el descubrimiento permite conocer el futuro que podría esperarle a nuestro mundo dentro de miles de millones de años. Una enana blanca, conocida como SDSS J1228+ 1040, quemó a los planetas más cercanos cuando entró en su última etapa de existencia.

 

El futuro del sistema solar

El sistema planetario de esta investigación fue destruido por la gravedad de una enana blanca | Universidad de Warwick

 

El planeta hallado tiene el tamaño de un asteroide y perdió toda su corteza a causa de las fuerzas gravitacionales que presenta una enana blanca, 100.000 veces más que la de la Tierra. La muerte de la estrella principal del sistema arrasó el conjunto de planetas y asteroides que orbitaban a su alrededor.

Las observaciones durante el estudio del planeta ofrecen una pista del destino de los planetas cuando sus estrellas envejecen, como sucederá con el Sol. Este tipo de astros se quedan sin combustible de hidrógeno, comienzan a quemar elementos como el helio y el carbono, y posteriormente consumen a los planetas que orbitan demasiado cerca.

Las teorías actuales predicen que dentro de 5 o 6 mil millones de años nuestro sistema solar tendrá una enana blanca. Manser detalla que «las estrellas envejecen y se convierten en gigantes rojas, que 'limpian' gran parte de la zona interna de su sistema planetario. En nuestro Sistema Solar, el Sol se expandirá hasta la órbita de la Tierra y arrasará con nuestro planeta, Mercurio y Venus. Marte y el resto de cuerpos que están más alejados sobrevivirán y se desplazarán hacia afuera».

Es probable que ocurran interacciones gravitacionales en esta nueva configuración de nuestro sistema planetario, lo que significa que los planetas más grandes pueden empujar a los cuerpos más pequeños hacia una órbita que los acerque a la enana blanca, donde serían destruidos por su enorme gravedad.