Así será la nave que devuelva el hombre a la Luna

La estación espacial lunar Gateway ha sido presentada durante la cumbre de la ESA en Sevilla, un elemento clave para que los astronautas regresen a nuestro satélite en 2024
Aspecto de la futura estación espacial lunar Gateway | NASA

Los astronautas regresarán en 2024 a la Luna mediante la misión Artemisa en que colaboran mano a mano la NASA y la ESA (la Agencia Espacial Europea). Para este objetivo, ellos irán hasta nuestro satélite en la estación espacial lunar Gateway.

Se tratará de una estación espacial que orbitará alrededor de la Luna, a unos a 400.000 kilómetros de la Tierra, y servirá en un futuro como base para viajes al satélite o viajes interplanetarios. Es una pieza clave para lograrlo, es la «parada de autobús» que dará acceso a los astronautas a la Luna, es como lo ha presentado Jan Wörner, el máximo responsable de la ESA.

Según el proyecto, en las misiones tripuladas al satélite, los astronautas llegarán primero a la estación con las cápsulas Orion y desde ahí podrán aterrizar en su superficie a bordo de naves reutilizables que actuarán como lanzaderas diseñadas especialmente para ese fin. La tripulación serán cuatro astronautas en cada misión lunar. El viaje de la Tierra a la Gateway durará cinco días. Una vez allí, dos de los astronautas se quedarán a bordo de la estación mientras los otros dos bajarán al satélite.

Recreación de la estación Gateway sobrevolando la Luna | NASA

Características de la estación espacial Gateway

Durante la cumbre de la ESA celebrada en Sevilla el 27 y 28 de noviembre se han presentados más detalles del nuevo proyecto lunar. Los astronautas habitarán en una nave de 55 metros cúbicos de espacio habitable, justo para los cuatro astronautas, que no la ocuparán de manera permanente como en el caso de la Estación Espacial Internacional (EEI). Las expediciones durarán hasta 30 días.

La estación en principio estará operativa durante 15 años y también se utilizará de almacén de combustible, centro de operaciones y como observatorio científico. Su órbita alrededor de la Luna será de 6 días lo que le permitirá mantener al equipo en constante comunicación con la Tierra y fuera de la sombra del satélite.

La Gateway tendrá un módulo de energía y propulsión, el módulo de comunicaciones y reabastecimiento de combustible (Esprit), el módulo de ciencia y esclusas, y el módulo de logística. Un brazo robótico ensamblado sobre el módulo habitable servirá para, entre otros fines, las tareas de mantenimiento.

El primero de estos módulos en ser lanzado será el elemento de propulsión que tendrá lugar en 2022 dando así comienzo del ensamblaje de la Gateway. Lo seguirá el módulo Sprit, y se calcula que para el 2024 llegará el módulo habitable y con él la tripulación. Las obras terminarían en 2028.

Varias agencias espaciales estarán trabajando en los componentes de la estación orbital | ESA

Empresas españolas trabajan en construir algunas partes de la estación lunar

La ESA trabaja para crear las naves Orion, que se usarán para llegar a Gateway y en las que participan las empresas españolas Alter Technology y Crisa. Según un acuerdo adoptado por los estados miembros de la agencia espacial, la ESA también se ocupará del módulo Esprit y uno de los dos módulos habitables.