ATENTOS AL CIELO

Luna de hielo: Llega la última luna llena del 2019 y de la década

Encuentran restos de hielo en un meteorito que impactó la Tierra hace 4.600 millones de años

Los investigadores anuncian que han hallado fósiles de hielo en un cuerpo cósmico que fue descubierto en 1990 en Argelia y proporcionan pistas sobre cómo se formaron las galaxias
Encuentran fósiles de hielo en un meteorito que impactó la Tierra hace 4.600 millones de años | Pxhere

Descubrimiento sorprendente en los restos de un meteorito de 4.600 millones de años que cayó en Argelia hace centenares de años y fue descubierto en 1990. Dentro de sus 82 gramos conserva pruebas fósiles de hielo. Los investigadores apuntan que esta roca tiene datos muy interesantes del sistema solar primitivo y, por lo tanto, puede proporcionar pistas sobre como se formaron los planetas y otros cuerpos celestes.

Se trata del meteorito Acfer 094, en el que investigadores de China, Japón y Reino Unido estudiaron el meteorito utilizando nanotomografía computarizada de rayos X basada en radiación sincrotrón. Al hacerlo, encontraron evidencia de poros extremadamente pequeños de 10 micras de diámetro. Creen que los poros son cristales de hielo fosilizados, o más correctamente, pequeñas hendiduras en la superficie del meteorito que alguna vez contuvo cristales de hielo.

Informan, mediante la revista ‘Science Advances’, que los poros se quedaron cuando el meteorito cruzó la 'línea de nieve', una esfera virtual que rodea el sol que marca el límite donde el calor del sol derrite el hielo en los meteoritos. También sospechan de la formación de minerales en los poros, el resultado de las interacciones entre el agua y los materiales en la roca que forman el meteorito.

Análisis de muestras del meteorito Acfer 094 | EP

Un descubrimiento que plantea muchas preguntas

El análisis de la roca plantea muchos enigmas. Los investigadores señalan que no podría haber suficiente agua en los poros para producir las cantidades de minerales que encontraron. Tenía que haber más hielo. Sugieren que esto es una señal de que el cuerpo de origen, un objeto mucho más grande, era heterogéneo. Además, sugieren que cuando el cuerpo de los padres cruzó la línea de nieve, el hielo de la superficie se habría derretido y disipado.

Tal hallazgo es importante, afirman, porque podría conducir a una mejor comprensión de cómo llegó el agua aquí en la Tierra. Este descubrimiento propone que tuvo que haber venido de más lejos en el sistema solar de lo que se pensaba.