El supuesto Planeta 9 podría ser en realidad un agujero negro

Un nuevo estudio sugiere que el noveno planeta, que orbita más allá de Neptuno, no existe y se trataría de un agujero negro del tamaño de una bola para jugar a los bolos
El supuesto Planeta 9 sería un agujero negro | Twitter

 

El hipotético Planeta 9, que se supone se oculta en algún lugar en las afueras de nuestro sistema solar, podría no ser un planeta en absoluto. Esto es lo que plantea un nuevo estudio publicado en ‘arXiv’, que sugiere que el misterioso objeto, aún por descubrir, podría ser un agujero negro primordial y no realmente un planeta.

El concepto de un nuevo planeta en nuestro sistema solar que orbita mucho más allá de Neptuno, capturó nuestra imaginación en 2016, y a principios de este año la idea ganó fuerza nuevamente cuando los astrónomos encontraron más evidencia científica en apoyo de la existencia del Planeta 9, o también llamado Planeta X.

Ahora, un equipo diferente de astrónomos ha sugerido una idea aún más intrigante: que el extraño cuerpo no es un planeta sino un agujero negro en miniatura. Los investigadores consideran lo que describen que los extraños movimientos de los objetos que orbitan más allá de Neptuno podrían explicase por la presencia de un agujero negro primordial, a diferencia de los otros estudios que han atribuido estas anomalías a la presencia de un objeto desconocido con varias veces la masa de la Tierra.

 

 

Agujeros negros primordiales

Los agujeros negros primordiales representan un tipo teórico de agujero negro formado en los orígenes del universo, poco después del Big Bang. Como el universo primitivo era muy denso, es posible que no se formaran agujeros negros por el colapso de las estrellas, sino a una escala mucho menor.

Estos pequeños objetos especulativos podrían pesar tan poco como una única vez la masa de la Tierra, y un agujero negro cinco veces la masa de la Tierra podría caber en la palma de la mano, mientras que uno de 10 veces la masa de la Tierra sería aproximadamente del tamaño de una bola para jugar a los bolos.

Eso significa que estos agujeros negros serían mucho más pequeños que los que estamos acostumbrados a estudiar, por lo que sería posible que uno estuviera ubicado dentro de nuestro sistema solar y que aún no lo hubiéramos notado.

 

El agujero negro tendría el tamaño de una bola de bolos | Twitter

 

¿Como encontrar un agujero negro tan pequeño?

Los agujeros negros absorben cualquier luz que pase más allá de su horizonte de sucesos, por lo que son difíciles de detectar.  Pero los investigadores sugieren que un agujero negro de masa planetaria tendría un halo de materia oscura a su alrededor, que podría extenderse hasta 1.000 millones de kilómetros desde su centro.

Aunque no podemos detectar la materia oscura directamente, podemos buscar partículas de materia oscura que interactúen y creen explosiones de rayos gamma que darían una pista sobre la presencia de un agujero negro.

Para probar sus teorías, el siguiente paso de los investigadores es profundizar a través de los datos del Telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi, buscando explosiones reveladoras de rayos gamma que puedan ayudar a identificar el cuerpo potencialmente más difícil de alcanzar de nuestro sistema solar.