INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Titán, la luna de Saturno, tiene un mundo muy similar a la Tierra

Los investigadores de la NASA han conseguido, recopilando los datos de sobrevuelos de la sonda Cassini, elaborar por primera vez un detallado mapa de la superficie de esta luna de Saturno
Imagen representativa de la superficie de Titán | Twitter

Ha costado años de trabajo, pero el primer mapa global de Titán, quizá la más enigmática de las lunas de Saturno, ya está aquí. Utilizando los datos recogidos por la sonda Cassini, que estuvo orbitando Saturno entre 2004 y 2007, ha mostrado por primera vez como este lejano mundo, el único además del nuestro Sistema Solar capaz de albergar grandes masas líquidas, se parece sorprendentemente a la Tierra: montañas, llanuras, valles, cráteres y grandes lagos forman su superficie.

Según los científicos, «Titán tiene una atmósfera como la Tierra. Tiene viento, tiene lluvia, tiene montañas. Es un mundo realmente muy interesante y uno de los mejores lugares del Sistema Solar para buscar vida».

Casi dos tercios de la superficie de Titán son llanuras, y cerca del 17% cosiste en dunas arenosas formadas por los vientos, especialmente alrededor del ecuador. Otro 14% de la superficie es montañosa, y un 1,5% son valles formados por la lluvia y la erosión. Sorprendentemente, igual que sucede en la Tierra, hay pocos cráteres de impacto, lo que sugiere que la superficie de Titán es geológicamente joven.

Finalmente, otro 1,5% del terreno está cubierto por lagos. Estas masas no son de agua, sino de metano y etano líquido, pero hacen de Titán el único lugar del Sistema Solar, excepto la Tierra, con cuerpos líquidos en su superficie. En cierto modo, la luna de Saturno, podría ser similar a lo que fue, hace millones de años, la Tierra primitiva.

 

 

Titán, un laboratorio perfecto

Titán es el único satélite natural del Sistema Solar que tiene atmósfera densa y el único cuerpo fuera de la Tierra que presenta lagos y mares permanentes. Por eso constituye un importante laboratorio para entender mejor los procesos que crearon nuestro propio planeta.

«La cartografía completa de Titán nos ha permitido distinguir los diferentes accidentes que hay en su superficie y determinar sus edades relativas», explica Anezina Solomonidou, investigadora en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) en Madrid y coautora del trabajo.

«Las dunas y los lagos son relativamente jóvenes, mientras que los terrenos húmedos o montañosos son los más antiguos», escriben en el artículo. La relación espacial y de superposición entre esos accidentes es clave porque permite a los expertos reconstruir la evolución del paisaje y, con ello, comprender los procesos que han impulsado los grandes cambios.

 

 

¿Materia orgánica?

Los grandes lagos de Titán se concentran en los polos, mientras la mayor parte del resto del satélite está cubierta por llanuras orgánicas, aunque su naturaleza exacta aún no se conoce: «Sabemos que el material que compone estas llanuras, que cubren gran parte de la superficie de Titán, se genera por la fotoquímica de metano y nitrógeno a gran altitud en la atmósfera y está que depositado en la superficie y después procesado» explica Solomonidou. «Nuestro trabajo a partir de ahora es identificarlo».

A pesar de que existen grandes diferencias de temperatura y condiciones ambientales, la luna de Saturno comparte muchas características con la Tierra en el momento en que surgió la vida. Por eso Titán despierta gran interés entre los científicos.

«En la Tierra no podemos variar las condiciones, como la temperatura de la superficie y la densidad atmosférica, para confirmar cómo se ocurren realmente algunos procesos geológicos», explica Rosaly Lopes, geóloga del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena (California), y primera autora del artículo. «Pero recurriendo a Titán, podemos ver cómo esos procesos que nos son familiares podrían cambiar cuando se alteran esas condiciones».