Mozambique afronta la llegada de otro devastador ciclón

El país aún se recupera del paso del ciclón Idai, que dejó más de 1.000 muertos. Kenneth ya ha causado 3 víctimas y es la primera vez que un fenómeno como este llega tan al norte
Imatge satèl·lit del cicló Kenneth
Imagen satélite del ciclón Kenneth | @WMO

Mozambique está oficialmente en mala racha en cuanto al tiempo porque, después del paso del devastador ciclón Idai hace seis semanas, ahora el país se ve azotado por Kenneth, un ciclón de categoría 4 que tocó tierra hace pocas horas, el jueves por la noche. La tormenta ya ha causado 3 muertos a su paso por las islas Comoras y amenaza en provocar una gran destrucción, debido a que lleva asociadas lluvias torrenciales de 600 l/m² y vientos sostenidos de hasta 220 l/m².

El ciclón tocó tierra al norte del país, donde unas 700.000 personas están en riesgo, según la Agencia Mozambiqueña de Gestión de Desastres (INGC), que ha procedido a evacuaciones. De momento, ya se sabe que el 90% de las casas de la isla de Ibo, la mayoría hechas de barro, han quedado destruidas. El país todavía se estaba recuperando del paso del ciclón Idai hace un mes y medio, que dejó más de 1.000 muertos en este estado, en Zimbabue y Malawi.

 

 

Nunca antes un ciclón había llegado tan al norte de Mozambique

En plena consternación por las primeras grandes consecuencias mundiales por el cambio climático, este ciclón también nos deja un titular preocupante sobre esta problemática, ya que nunca antes desde que se tienen datos satélite se había registrado un fenómeno de estas características tan al norte de Mozambique, tocando en Tanzania.

Los aguaceros pueden provocar inundaciones de hasta 5 metros de altura y la tormenta irá avanzando en dirección sur, aunque por zonas mucho menos pobladas que las que azotó Idai hace un mes y medio. Kenneth tocó tierra en la ciudad de Pemba, capital de la provincia de Cabo Delgado, donde ha caído todo el suministro eléctrico.

Las Comoras, Tanzania y Malaui también están en alerta por fuertes aguaceros. Se da la circunstancia de que Mozambique está finalizando la época de lluvias y los ríos y presas están ya muy llenos, cosa que podría provocar alguna tragedia.

 

 



Comentarios