Vuelos cancelados, colegios cerrados y muchos incidentes en las Azores por el paso del Lorenzo

El huracán ha llegado a las islas portuguesas con categoría 1 y vientos de hasta 200 km/h, causando la caída de numerosos árboles y varios destrozos

 

Imagen de los efectos del Lorenzo en las Azores | Twitter

 

Las islas Azores (Portugal) se han blindado ante la llegada del huracán Lorenzo este miércoles. Aunque la tormenta ha llegado más debilitada y con categoría 1, en el archipiélago se han tomado importantes medidas preventivas como la cancelación de decenas de vuelos, el cierre de servicios públicos (por ejemplo, las escuelas), el desalojo de decenas de personas o el sellado con maderas de puertas y ventanas para evitar destrozos.

De momento, se han registrado más de 90 incidencias, unas 60 carreteras cortadas y cortes de electricidad, mientras que muchos de los problemas están causados por los vientos huracanados de hasta 200 km/h de forma local que han causado la caída de numerosos árboles. El fuerte oleaje y las lluvias torrenciales también han causado fuertes estragos, con daños en viviendas e inundaciones, mientras que el Puerto das Lajas en Flores ha quedado destruido. Por su parte, los bomberos y el resto de servicios de emergencia también han visto reforzados sus efectivos para hacer frente al gran temporal, mientras que el primer ministro portugués, Antonio Costa, ha modificado su campaña electoral para seguir desde las Azores el dispositivo de emergencia.

Las Azores se encuentran a unos 1.500 kilómetros al oeste de Portugal y cuenta con cerca de 250.000 habitantes. La llegada de Lorenzo es histórica porque raras veces el archipiélago recibe la visita de un huracán. Las autoridades afirman que «lo peor ya ha pasado».

 

 

Imagen de los primeros efectos del huracán Lorenzo en las Azores | Twitter

Un huracán histórico que sigue su curso por Europa

El huracán Lorenzo ha azotado las Azores más debilitado después de que estos últimos días se convirtiera en el más potente de la historia en el este del Atlántico tras alcanzar la categoría 5. Pese a la bajada de intensidad, sus vientos de hasta 200 km/h, olas de hasta 25 metros de altura y lluvias torrenciales lo hacen muy peligroso, razón por la cual se ha activado hasta el ejército para hacer frente a tal situación.

El recorrido de Lorenzo es bastante incierto, pero parece que entre el viernes y el fin de semana azotaría Irlanda y el Reino Unido, ya sin ser huracán, llegando posteriormente como depresión normal al continente, en países como Dinamarca.