INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

El récord de frío de la Tierra lo tiene la Antártida con -98ºC

Ha sido la temperatura más gélida detectada en nuestro planeta. Los científicos analizaron con satélites el frío del continente antártico y aseguran que este valor es el más bajo posible
Los expertos comprobaron que los termómetros caían regularmente por debajo de los -90 ºC casi cada invierno | Archivo

 

En julio de 1983 fue registrada la temperatura más fría en nuestro planeta que se conocía hasta hace poco con -89,2 ºC, por una estación meteorológica, concretamente en la Base de Vostok, en la Rusia de la Antártida Oriental. No obstante, un grupo de científicos liderado por Ted Scambos y otros investigadores llevaron a cabo un análisis de los datos originarios de diferentes satélites de observación de la Tierra para comprobar si se daban registros más bajos. La expedición halló casi 100 localizaciones que llegaron a registrar -98 ºC en la superficie del continente antártico.

Este nuevo estudio analiza los datos satelitales obtenidos entre 2014 y 2016 del instrumento MODIS a bordo del satélite Terra y el Aqua, de la NASA, y del Polar Operational Environmental Satellite, un objeto artificial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (EEUU). Los expertos comprobaron que los termómetros caían regularmente por debajo de los -90 ºC casi cada invierno en la superficie de la nieve y en puntos de la meseta antártica que se encontraba a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar.

La estación meteorológica de la Base de Vostok registró una temperatura de -89,2 ºC | Cedida
 

Los valores más gélidos suelen ser persistentes

Ted Scambos forma parte del Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo (NSIDC), juntamente con el Instituto de Cooperación para la Investigación en las Ciencias Medioambientales de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos. El investigador demostró que las temperaturas más frías de nuestro planeta no solamente ocurren con los cielos claros, sino que también cuando el aire se encuentra extremadamente seco de manera persistente.

La expedición científica comprobó que los valores más gélidos en pequeñas hondonadas o en depresiones poco profundas del hielo antártico duraban un periodo prolongado de tiempo. No obstante, es extremadamente improbable que los termómetros puedan bajar más aunque estas condiciones climatológicas durasen varias semanas, según aseguró el experto Scambos.

Comentarios