INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

PREVISIÓN MARTES

Más tiempo calmado con excepciones pero intensas heladas por la mañana

Un centenar de incendios azotan el Círculo Polar con récords de duración y extensión

Los fuegos registrados en el área del Ártico durante los meses de junio y julio no tienen precedentes en la historia, ni por el tamaño ni por su duración prolongada
Los fuegos del norte de Rusia tiene una extensión y una intensidad sin precedentes, y son un riesgo para la salud ambiental | TASS

 

El ambiente inusualmente cálido en el extremo norte del continente europeo, en el Canadá ártico y en Groenlandia está provocando una situación de graves incendios forestales, con magnitudes históricas, y las cenizas y el humo llegan a Europa en dos días, según informa el proyecto medioambiental Copernicus.

Más de un centenar de incendios registrados en el entorno del Círculo polar durante los meses de junio y lo que va de julio han arrasado centenares de miles de hectáreas de superficie forestal en un tiempo récord, según datos del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Medio Plazo (CEPMPM) del Copernicus Atmosphere Monitoring Service (CAMS), que atribuye esta situación al cambio climático y a las condiciones más secas y calurosas del clima.

  

  

El CAMS ha analizado las emisiones y la actividad de más de un centenar de incendios forestales que se han originado en el Círculo Polar Ártico, en la República de Sajá, en Siberia (Rusia) y en Alaska (Estados Unidos) desde principios del mes de julio. Comparando con las observaciones de los últimos 17 años, los fuegos actuales no tienen precedentes en dimensiones y la duración que presentan. Parece que de golpe todo el combustible está disponible para arder.

 

 

 

 

 

Unas nuevas condiciones climáticas facilitan la aparición de estos incendios de alta intensidad

Copernicus apunta que, durante la primera quincena de julio, los incendios en esa zona emitieron aproximadamente 31 megatoneladas de CO2. Los fuegos en Siberia (Rusia) y Alberta (Canadá) fueron los de mayor envergadura en lo que va de año y se estima que el incendio de mayo en la región de Chuckegg Creek, en la provincia canadiense de Alberta, afectó a más de 300.000 hectáreas.

Además, alerta de que el humo constituye un «grave riesgo» para la salud, tanto para aquellos que se encuentran a proximidad del incendio como para los que se encuentran a más distancia, porque los vientos dominantes pueden transportar el humo a la Europa occidental en pocos días. Las condiciones meteorológicas extremas propiciadas por el cambio climático, y el tiempo caluroso y seco aumentan el riesgo y la frecuencia de estos catastróficos incendios.

 

 

Preocupación por la calidad del aire en oleadas de incendios en la zona ártica

Mediante sensores en satélites espaciales, el CEPMPM controla la propagación del humo y las partículas contaminantes para alertar a la población si se agrava la calidad del aire, y uno de sus científicos certifica que se incrementa la contaminación por incendios al mismo tiempo que la evolución de la temperatura y la recurrencia de las sequías en el Ártico.

Mark Parrington asegura que en general los incendios en el círculo polar ártico se producen en julio y agosto por lo que «los fuegos de estas dimensiones y duración en junio resultan poco habituales». Estos incendios tienen grandes repercusiones en los europeos, por lo que los expertos insisten en concienciarlos para anticiparse a los efectos de la contaminación del aire.

Finalmente, Parrington opina que mientras sigan las mismas condiciones ambientales extremas quemará más extensión de bosque con intensidades nunca vistas, algo que no se puede evitar a corto plazo y supone un factor de riesgo que las autoridades deben asumir.

También te puede interesar:

Comentarios