El Tiempo en España

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN

Martes de pleno verano con algunas tormentas fuertes en áreas de montaña

GEOLOGÍA

El océano Índico hunde una isla al oeste de Pakistán

Confirman que las ranas macho de ciudad se aparean más fácilmente que las de bosque

Su canto es más atractivo a las hembras porque es más potente ya que no tienen tantos depredadores, asegura el estudio
Una rana túngara macho con su saco vocal inchado | Universidad de Amsterdam

 

Las ranas más habituales que podemos descubrir en los parques de las zonas urbanas son de la especie ‘rana túngara’, un pequeño anfibio de 25 a 35 milímetros, el cual ha podido adaptarse mejor al medio urbano que el resto de su familia. Esta adaptación le ha obligado subir el volumen de su canto para atraer a las hembras y superar el ruido de la ciudad.

Por lo tanto, los machos de ciudad de esta especie cantan más fuerte y llamativamente que sus colegas del bosque. A esta conclusión ha llegado un grupo liderado por un ecólogo holandés de la Universidad de Ámsterdam y ha publicado su tesis en la revista ‘Nature Ecology & Evolution’.

 

Registraron los cantos de una rana macho de ciudad y una de bosque y los compararon

Para conocer realmente el éxito de un ejemplar con las hembras sobre el otro, registraron con unas super grabadoras los sonidos de apareamiento de dos ejemplares distintos, uno de ciudad y el otro del bosque, en un punto próximo al canal de Panamá.

Después, llevaron las grabaciones al laboratorio y varias hembras las escucharon. El efecto permitió comprobar que el canto de machos urbanos despertaba más atracción y éxito que el de sus hermanos rurales. Tres de cuatro hembras mostraron preferencia al reclamo urbano.

 

Evolución por falta de depredadores

Los machos de rana túngara han podido desarrollar una canto más complejo y potente que sus colegas porque, según los investigadores, en la ciudad la rana no tiene tantos depredadores, como el murciélago, y puede cantar con menos riesgo que lo localicen y lo cacen. También atrae a menos mosquitos que actúan como parásito porque no hay tantos como en áreas rurales.

Otro descubrimiento notable fue el experimento de llevar ranas urbanas al bosque y hacer el hecho contrario. Observaron que las de ciudad bajaron el volumen del canto, preocupadas quizás de atraer depredadores en ese entorno diferente. Sin embargo, los machos originales del bosque no modificaron su canto, siguió sonando tímidamente y no conseguían ganar más hembras admiradoras.

Los autores del estudio concluyen que los animales salvajes que viven en áreas urbanas padecen evoluciones adaptativas superiores en comparación con otros ejemplares de entorno más natural, porque deben sobrevivir en un entorno humanizado y hay menos rivales, lo que favorece el éxito a la hora de la reproducción.

⛅ Te enviamos gratis al móvil la previsión del tiempo de tu provincia, haz click aquí ¡Te encantará! ❣