INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

TEMPORAL CANARIAS

Bonitas imágenes y vídeos de la primera nevada de la temporada en el Teide

COP25 MADRID

Greta Thunberg visita la Cumbre del Clima

La contaminación lumínica, responsable de la extinción de los insectos

Los científicos afirman que la muerte de los insectos puede reducirse apagando las luces innecesarias, ya que sin ellos el medioambiente está en grave peligro
Insectos atraídos por la luz artificial | PixaBay

La velocidad a la que están desapareciendo los insectos es ocho veces mayor que la de los mamíferos, aves y réptiles, según informa un estudio. Y su extinción puede destruir el medioambiente.

En los últimos 4.000 millones de años se han registrado cinco desapariciones masivas como consecuencia de impactos de meteoritos, largas edades de hielo y erupciones volcánicas de gran magnitud. Sin embargo, la extinción actual no es el resultado de fenómenos naturales, sino de la actividad humana, y precisamente de la contaminación lumínica.

La luz artificial en la noche puede afectar todos los aspectos de la vida de los insectos, desde atraer a las polillas hasta su muerte alrededor de las bombillas, destacar las presas de insectos para ratas y sapos, hasta ocultar las señales de apareamiento de las luciérnagas.

«Creemos firmemente que la luz artificial por la noche, en combinación con la pérdida de hábitat, la contaminación química, las especies invasoras y el cambio climático, está impulsando la disminución de insectos», concluyeron los científicos después de evaluar más de 150 estudios. «La luz artificial en la noche es otra causa importante, pero a menudo pasado por alto, de la extinción de los insectos».

 

Las causas

El impacto más familiar de la contaminación lumínica son las polillas que agitan alrededor de una bombilla, confundiéndola con la luna. Un tercio de los insectos atrapados en la órbita de esas luces mueren antes de la mañana, según el trabajo citado, ya sea por agotamiento o por ser comidos.

La luz artificial también dificulta que los insectos encuentren un compañero en algunas especies, como las luciérnagas, que intercambian señales bioluminiscentes durante el cortejo. Los insectos son presas importantes para muchas especies, pero la contaminación lumínica puede inclinar la balanza a favor del depredador. Se han encontrado arañas, murciélagos, ratas, aves playeras y sapos de caña alimentándose alrededor de luces artificiales.

Las luciérnagas intercambian señales bioluminiscentes durante el cortejo | PixaBay

 

¿Fácil solución?

A diferencia de otros impulsores del declive, la contaminación lumínica es relativamente fácil de prevenir. Simplemente apagando las luces innecesarias y usando las sombras adecuadas podría reducir en gran medida la pérdida de insectos de inmediato.

Ya se han reportado colapsos de la población de insectos en Alemania y Puerto Rico, y la primera revisión científica global, publicada en febrero, dijo que las caídas generalizadas amenazaron con causar un «colapso catastrófico de los ecosistemas de la naturaleza».

La revisión, publicada en la revista Biological Conservation, señala que la luz ha sido utilizada deliberadamente. A medida que la infraestructura humana se ha expandido y el costo de la iluminación ha disminuido, la contaminación lumínica ha llegado a afectar a una cuarta parte de la superficie terrestre del mundo.

 

¿Adaptación?

La contaminación lumínica es particularmente difícil de manejar para los insectos. La mayoría de las amenazas causadas por los humanos a los insectos tienen análogos naturales, como el cambio climático y las especies invasoras, lo que significa que puede producirse alguna adaptación. Pero el ciclo diario de luz y oscuridad se había mantenido constante durante todo el tiempo evolutivo.

Sin embargo, la contaminación lumínica es la amenaza más fácil para todos los insectos. Según Brett Seymoure, ecologista de la Universidad de Washington y autor principal de la revisión, «una vez que apagas una luz, se va. No tienes que ir a limpiar, como sí que se debe con la mayoría de los contaminantes. No digo que debamos deshacernos de la luz por la noche, creo que solo debemos usarla sabiamente».

Simplemente apagar las luces que no son necesarias es la acción más obvia, mientras que hacer que las luces se activen por movimiento también reduce la contaminación lumínica. Es importante sombrear las luces para que solo se ilumine el área necesaria, al igual que evitar las luces azul-blancas, que interfieren con los ritmos diarios.

La evidencia de que la contaminación lumínica tiene impactos profundos y graves en los ecosistemas es abrumadoramente fuerte», dijo Matt Shardlow, director ejecutivo de la organización benéfica conservacionista Buglife. «Es imperativo que la sociedad ahora tome medidas sustanciales para hacer que el medio ambiente sea más seguro para los insectos».