Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

La erupción del Monte Ulawn lanza partículas muy peligrosas en Papúa Nueva Guinea

El volcán ha emitido cenizas peligrosas causando daños personales y materiales. Alrededor de 15.000 personas han sido desplazadas en Oceanía
Imagen del volcán Ulawn en plena erupción | Youtube

El Monte Ulawn, en la isla de Nueva Bretaña, en Papúa Nueva Guinea, explotó este miércoles lanzando una columna de ceniza a 18 km de altura. El material originado por el volcán hizo desplazar a 11.047 personas. Al mismo tiempo, en una isla cercana, el volcán Manam originó peligrosos flujos piroclásticos forzando la evacuación de 3.775 habitantes.

Según la agencia de noticias Reuters, el volcán del monte Ulawn ha emitido partículas peligrosas que podrían derivar a daños permanentes de salud e incluso la muerte si se respiran o consumen. La erupción ha dejado las poblaciones del alrededor sin agua ni comida, porque los campos de cultivo, casas y pozos de agua han quedado destruidos.

Además, algunas carreteras fueron cerradas debido a la lava y la compañía aérea llamada Air Niugini, suspendió de manera indefinida todos los vuelos al aeropuerto Hoskins. Toda esta situación ha obligado que la Cruz Roja, instituciones locales y el ejército de Papúa Nueva Guinea hayan transportado suministros de emergencia a los refugiados.

Ulawn tiene una altura de más de 2.300 metros y es considerado uno de los volcanes más peligrosos del planeta. Se encuentra ubicado en el Archipiélago de Bismarck, concretamente en el oeste de Papúa Nueva Guinea.

Ceniza volcánica y peligrosas enfermedades

La explosión del volcán de Ulawn fue tal que la ceniza volcánica llegó a cubrir campos de cultivos con partículas parecidas al vidrio. Estos materiales pueden dañar permanentemente los pulmones y originar enfermedades que podrían llevar a la muerte.

Leo Mapmani, del Centro Provincial de Desastres de West New Britain, explicó que los habitantes no podrán volver a sus hogares hasta que las precipitaciones no se lleven la ceniza extendida de los campos de cultivos. Mapmani añadió: «Si la ceniza está en las cimas de las colinas o las copas de los árboles y los vientos soplan, la gente lo inhalará».

El volcán Manam también preocupa, continúa arrojando flujos de lava desde la cima hacia el mar. Los geólogos usan satélites para monitorear el gas y las temperaturas, para poder alertar a tiempo la población que habita en riesgo bajo la montaña.

También te puede interesar...