Escucha fuertes gruñidos en su jardín y encuentra dos osos en una batalla campal

Dos osos negros americanos luchando en medio de un barrio residencial fueron filmados esta semana, en Nueva Jersey (Estados Unidos). La lucha fue tan sangrienta que dejó un rastro de pelo
Els veïns d'un tranquil barri residencial a Nova Jersey van presenciar una espectacular lluita entre dos grans óssos
Gran sorpresa en un barrio residencial norteamericano donde se presenció una lucha entre dos grandes osos | Pixabay

Imagínense un sábado por la mañana iban a salir a la calle para algún plan personal y escuchan fuertes ruidos al otro lado de la puerta, la abren y se encuentran dos osos pardos luchando ferozmente. En serio, esta impactante situación tuvo lugar en una localidad norteamericana esta semana. La vida cotidiana en un barrio residencial fue interrumpida por una escena más típica de un documental de vida salvaje.

Por unos instantes, varios vecinos de Frankford, en Nueva Jersey, observaron alucinando una sangrante batalla entre dos grandes osos negros, en el jardín de una vivienda. Un vecino del lugar donde estaban los dos osos mordiéndose sintió ruido detrás su casa, y al salir se encontró la escena. Mientras rugían los animales y se peleaban, Corey Bale filmó la lucha.

 

 

«Cuando salí a mirar, literalmente se podía oír las mandíbulas chocando entre sí mientras los osos luchaban y gruñían», indicó a medios locales Corey Bale, que afirmó haber encontrado pelaje cubierto en sangre luego de que los osos abandonaran el jardín.

 

Llega a Portugal el primer oso pardo en los últimos 176 años

Si viajamos de vuelta a la península, en el este de Portugal, los técnicos del Instituto de Protección de la Naturaleza y Bosques (ICNF) han descubierto recientemente el primer ejemplar de oso pardo vivo en un parque natural portugués, desde finales del siglo XIX.

 

 

El animal es un macho que vendría de la parte occidental de la Cordillera Cantábrica, donde viven 280 ejemplares. Técnicos de fauna portugueses y españoles trabajan en el seguimiento del animal. Varias crónicas históricas aseguran que el último oso en libertad que habría vivido en tierras portuguesas fue cazado en la sierra de Gerés en 1843.

Este oso es más querido que en el anterior caso, después que haya cruzado los bosques y montañas de comarca zamorana de Sanabria hasta la frontera de Portugal. Por ahora recorre los montes portugueses, pero los expertos creen que sigue en movimiento y por lo tanto podría volver a las montañas españolas. Durante este camino ya ha hecho algunos destrozos, como en una granja apícola de La Tejera, en la zona de Alta Sanabria.



Comentarios