TEMPORAL EN DIRECTO

⛔️ ❄️La nieve deja incidencias viarias en 100 carreteras y los ríos amenazan los valles del norte

PREVISIÓN

Las afectaciones del temporal polar irán remitiendo, pero el frío intenso no cede este finde

La hormiga más rápida del mundo se encuentra en el Sahara

Este insecto, que recibe el nombre de Cataglyphis bombycina, viaja a una velocidad de unas 108 veces la longitud de su cuerpo por segundo.
Imagen de un ejemplar de la hormiga Cataglyphis bombycina | Archivo

La hormiga más rápida del mundo se encuentra en el Sahara y recibe el nombre de Cataglyphis bombycina. Así lo corrobora un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Ulm (Alemania) y publicado en la revista ‘Journal of Experimental Biology’, que concluye que este insecto es capaz de moverse a una velocidad de un metro por segundo, hecho espectacular teniendo en cuenta que sus patas son más cortas de lo normal en una hormiga.

En este sentido, el insecto, conocido también como hormiga plateada del Sahara, cuenta con una estrategia clave para llevar a cabo estas espectaculares zancadas, y es que sus pasos y balanceo de las piernas son excepcionales para permitir llegar a una velocidad de hasta 108 veces su longitud de su cuerpo por segundo.

 

 

Estrategia para sobrevivir al calor intenso

Los mismos expertos han publicado imágenes de estas hormigas que demuestran como los pequeños insectos coordinan sus movimientos de tal forma que, en una misma zancada, tres de las patas se mueven a la vez en el aire gracias a una especie de trípode biológico. Por esta razón, cada pata toca el suelo tan solo durante 7 milisegundos.

Pero ¿por qué esta hormiga ha desarrollado tal sorprendente habilidad? Según los expertos, el insecto ha modificado su comportamiento con el paso del tiempo con el fin de sobrevivir a las duras condiciones del desierto, como las altas temperaturas, pudiéndose desplazar rápidamente para buscar comida y volver lo antes posible en el nido para no morir de calor.

En este sentido, los ejemplares de hormigas analizados han demostrado que su velocidad es de 855 milímetros por segundo, hecho muy excepcional entre estos insectos. Finalmente, los expertos alargaron el estudio para comprobar qué pasaba con estos ejemplares si eran sometidos a temperaturas más bajas de las que están habituados. Los resultados mostraron que los insectos reducían mucho sus movimientos, bajando hasta los 57 milímetros por segundo.

Comentarios