Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

El número de pirómanos detenidos o investigados ha aumentado un 140% este 2019

La masa forestal española está muy seca y es fácil prender fuego, pero la Guardia Civil ha evitado unos cuantos, y ha denunciado a 178 personas, casi 90 más que el año pasado
Los incendios forestales han quemado más de 40.000 Ha en España hasta este julio | Archivo

 

El número de delitos medioambientales relacionados con incendios forestales ha aumentado un 140% en estos cinco primeros meses de 2019 con respecto al mismo periodo de 2018. «Las cifras que manejamos en las comparativas no son nada halagüeñas en cuanto a previsión de número de incendios que se pueden producir al cabo del año, y más concretamente en esta estación estival», advierte Julián García, teniente del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil.   

Según cuentas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en lo que va de año, hasta los últimos fuegos importantes del fin de semana en Madrid, Ávila y Tarragona, el fuego ha consumido unas 48.000 Ha, más de tres veces más que en 2018.

Según insiste el teniente, detrás de la mayoría de los fuegos está la acción del hombre, bien sea una negligencia, un accidente o intencionados. Pero otro de los motivos de este incremento de hectáreas quemadas podría encontrarse en las condiciones meteorológicas. «El cambio climático puede influir en la propagación del incendio y en la extensión de ese incendio, es decir, que el incendio sea mayor», explica en declaraciones a Europa Press.

En estos primeros meses de 2019, se han producido 84 incendios intencionados, mientras que en 2018 hubo 43. Los últimos ejemplos son los varios focos simultáneos que aparecieron en Ávila el domingo pasado y se sospecha que fue intencionado, o esta semana detuvieron en Cataluña un hombre que iniciaba fuegos desde una carretera.

Con respecto a fuegos causados por una negligencia, se contabilizan hasta la fecha 155, frente a los 110 de 2018; y los que se generan por un accidente ascienden a 77, cuando hace un año se registraban 34.

 

Riesgo muy alto de incendios forestales este verano

La masa forestal y arbustiva de gran parte del país está sufriendo un estrés hídrico importante porque ya hace muchos meses que no llueve generosamente y en amplias zonas. Con la llegada del verano, las elevadas temperaturas, la sequía estival y la baja humedad, se juntan las condiciones ideales para que prenda un gran incendio, y lo peor que pueda pasar es que haya varios fuegos simultáneos o uno en una zona de difícil acceso. Por eso, se pide la máxima precaución de cara hacer actividades en el monte.

Y parece que las recomendaciones de las autoridades no surten efecto. El teniente atribuye este aumento de los incendios provocados por el ser humano a una falta de concienciación del uso del fuego. Por ejemplo, que hayan aumentado los fuegos por negligencias responde, en opinión de la analista de Inteligencia del SEPRONA, Gema Armero, a «una sobreconfianza de que está todo controlado».

Los SEPRONA han denunciado 90 pirómanos más que el año pasado | Archivo

 

Falta de concienciación

Así, en el caso de quema de pastos autorizados por la Administración, asegura que «si no se respetan las condiciones en las que se autoriza esa quema, es cuando se desmadra y se provoca el incendio».

El teniente García añade que «en España, la cultura del fuego está muy atada con las tradiciones, siempre se ha utilizado como medio eficaz, en este caso, para regenerar pastos, y es utilizado en agricultura. Si a esto sumamos unas condiciones climatológicas adversas, es más fácil que ese incendio se propague y se descontrole todo totalmente».

De hecho, los recientes incendios de Cataluña, Toledo, Comunidad de Madrid y Ávila (que suman más de 10.000 Ha quemadas), se sospecha que fueron provocados por personas, seguramente por imprudencias.

Para vencer el factor humano que desata incendios, los dos expertos señalan la importancia de concienciar a la población de las consecuencias que puede generar un incendio, tanto en vidas humanas, como en medios, contaminación o paisaje, así como para «acabar con la sensación de impunidad que puede haber en la sociedad de que provocar un incendio queda sin ningún castigo».

Si la Guardia Civil descubre un pirómano, lo pueden ingresar en prisión rápidamente muchos años. De hecho, el número de detenidos o investigados por delitos relacionados con estos fuegos asciende este año a 178 personas, una cifra que casi duplica a los 95 detenidos e investigados el año pasado.

También te puede interesar…