El Tiempo en España

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

De isla paradisíaca a vertedero de plásticos, así es la Isla Henderson, el lugar con más basura del mundo

Esta isla deshabitada y remota situada en al Pacífico sur y de solo 37 km2, acumula más de 18 toneladas de desechos. Y cada día llegan otros 350.000 restos de plástico flotando
Un hombre limpia la playa de la Isla de Henderson | JENNIFER LAVERS

 

A unos 5.000 km de la costa de Perú, la Isla de Henderson es uno de los lugares más remotos del planeta. Sin embargo, la enorme distancia que separa esta isla británica en el Pacífico sur de la tierra firme más cercana, no le ha impedido convertirse en el lugar con más basura de todo el mundo.

Cerca de 18 toneladas de plástico se hallan en esta isla deshabitada de poco más de 37 km2 que, que a no ser por la contaminación, es uno de los pocos ecosistemas que prácticamente no ha sido tocado por el hombre. Y es que se calcula que hay 671 desechos por metro cuadrado, según ha publicado la revista científica norteamericana PNAS. Y cada día llegan otros 350.000 restos de basura flotando.

Toneladas de plásticos se acumulan en la Isla de Henderson | JENNIFER LAVERS

 

Los científicos calculan que hay unos 38 millones de pedazos de plástico en la Isla de Henderson. Sin embargo, los autores del estudio, creen que la cantidad de basura aún podría ser mayor. Y es que el equipo solo pudo explorar hasta 10 centímetros de profundidad en la arena, en las zonas de acantilados el acceso es dificultoso y, en muchos casos, les trozos de plástico era demasiado pequeños como para contarlos.

La mayor parte de la basura, aproximadamente un 68%, ni siquiera es visible, ya que al menos 4.500 residuos  por m2 están enterrados a 10 cm bajo la superficie.

 

La revolución del plástico

La cantidad de basura, la clase de objetos encontrados y la proveniencia de los mismos dejó sorprendidos a los investigadores de la Universidad de Tasmania y de la Sociedad Real para la Protección de las Aves de Reino Unido, a cargo del estudio.

«Muchos de los ítems en la Isla Henderson eran lo que equivocadamente se llaman productos desechables o de un solo un solo uso», dijo Jennifer Lavers, una de las autoras del estudio.

Y es que el plástico ha supuesto un cambio en la vida de las personas en las últimas décadas. El plástico se ha convertido en el residuo estrella a combatir durante los próximos años, ya que vuelve en forma de residuo contaminante mucho más allá de nuestro entorno.  Y un ejemplo muy claro es la Isla de Henderson.

Un cangrejo utilizando un plástico como casa | Universitat de Tasmània

 

Se calcula que, durante la década de los 1950, la producción de plástico era menor a dos millones de toneladas, pero en el 2014 la cifra ya había superado los 300 millones de toneladas en todo el mundo. El plástico que no es reciclado y termina en el mar, flota durante años y representa una amenaza por los animales que lo ingieren o que se enredan en él.

 

De paraíso a vertedero en 30 años

La isla, ubicada entre Nueva Zelanda y Perú, fue inscrita en la lista de patrimonio mundial de las Naciones Unidas, para tener una diversidad de flora y fauna abundante y casi intacta. Su situación al Océano Pacífico permite que lleguen grandes cantidades de nutrientes que contribuyen a la proliferación de esta rica fauna marina y de colonias de pájaros. 

Pero las corrientes marinas no solo han ayudado que la fauna y flora de esta isla remota sea tan exuberante, sino que hacen llegar grandes cantidades de plástico cada día atrapadas en las corrientes marinas.

La Isla Henderson, una antigua isla paradisíaca... | JENNIFER LAVERS

 

"Lo que vemos en la isla de Henderson demuestra que ningún lugar del mundo escapa a la contaminación por plástico, ni siquiera los más alejados en los océanos", ha explicado Lavers. La experta ha advertido de que el 25% de las especies marinas y algunas aves comen plástico en algun momento. 

Lavers, durante la última campaña de limpieza hecha el mes pasado, recogió hasta seis toneladas de plástico en dos semanas. Las próximas campañas están previstas para el 2020 y 2021. En todo caso, insiste que la limpieza de las playas no es la solución, sino que hay que atacar el origen con restricciones sobre los plásticos de un solo uso.

También te puede interesar: