Unos submarinistas hallan la medusa gigante más grande jamás vista

El sorprendente encuentro tuvo lugar en aguas atlánticas en el sudeste de Inglaterra. A pesar del aspecto repulsivo y peligroso, los buceadores opinan que el veneno del animal es poco potente
Imagen de la medusa gigante descubierta este finde pasado en aguas británicas | Lizzie Daly

 

En plena temporada de baño en las playas europeas, lo que desea menos la gente es encontrar medusas en el mar estos días de tanto calor y vacaciones. Son muy frecuentes las medusas pelágicas en la costa mediterránea, que presenta aguas más cálidas, mientras que en el Atlántico las medusas comunes no toleran bien el frío océano.

Aun así, hay algunas criaturas marinas de este tipo que vagan por las profundidades de los mares del norte y hace pocos días un ejemplar gigante dio una enorme sorpresa a unos submarinistas. Mientras unos buceadores profesionales estaban filmando un documental en aguas británicas, se les apareció una medusa gigante del tamaño de una persona.

Un enorme hallazgo asombró a los submarinistas Dan Abbott y Lizzie Daly que se encontraban el finde pasado en la costa de Cornualles, en el Reino Unido, grabando el documental 'Wild Ocean Week' (Semana del Océano salvaje, en inglés). De repente, la gran criatura marina apareció de la nada con sus casi 2 metros de largo, dejando impresionados los dos expertos, que estuvieron cerca de 25 minutos haciéndole vídeos y fotos. Sin duda, es la medusa más grande jamás vista hasta ahora en todo el planeta.

 

No tuvieron problemas con la medusa, es inofensiva

A pesar de su enorme apariencia de ser una criatura peligrosa, la verdad es que esta medusa no tiene un veneno potente y no llegaría nunca a una de nuestras playas abarrotadas de la península. No debería darnos miedo la magnitud de sus tentáculos, pero mejor no tocarlos si nos la encontrásemos a decenas de metros de profundidad.

Como a muchas especies de esta clase y tamaño más reducido y habitual, la picadura nos puede dejar la piel irritada y muy sensible, con sensación de calambre, incluso si la rozamos muerta. Entonces deberemos limpiar la herida con agua salada y retirar los restos de los tentáculos con unas pinzas. Sin fregar la piel, haremos bajar la hinchazón con una bolsa de hielo.

Es mejor acudir a los socorristas de la playa ante la duda de cómo solucionarlo. En todo caso, viendo las imágenes del espectacular hallazgo más de un inglés dudará en meterse al agua a pesar del calor veraniego.

También te puede interesar:

Comentarios