Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Los microplásticos mezclados en la nieve alcanzan los Alpes y el Ártico

Apenas quedan ya lugares en el planeta libres de polución. Los microplásticos recorren miles de km hasta depositarse en áreas remotas como el Ártico o los Alpes
Investigadores analizan la presencia de microplásticos en la nieve del Ártico | AWI

 

En los últimos años, se han detectado repetidamente partículas microplásticas en el mar, el agua potable e incluso en animales. Pero estas partículas diminutas también son transportadas por la atmósfera y posteriormente precipitan, especialmente por la nieve, en regiones tan remotas como el Ártico y los Alpes.

Allá donde buscan los científicos, allá que encuentran restos de plásticos. Incluso en las profundidades oceánicas o como acaban de comprobar ahora, en zonas remotas cubiertas por el hielo. Un nuevo estudio publicado este miércoles constata la presencia de estas partículas altamente contaminantes en regiones alejadas de la acción del hombre. 

Los microplásticos resultantes de la ruptura o degradación de fragmentos mayores son transportados por la atmósfera y pueden recorrer más de 3.500 kilómetros hasta depositarse, a través de las precipitaciones en forma de nieve, en los Alpes y en el Ártico.

Los microplásticos ya se encuentran en todos los sitios | Archivo

 

Entre 2015 y 2017, los investigadores tomaron muestras de nieve de tres emplazamientos de Alemania (Helgoland, Bavaria y Bremen), de los Alpes suizos y del Ártico (en el estrecho de Fram, entre la costa de Groenlandia y el archipiélago noruego de Svalbard). En todas había una alta concentración de microplásticos.

Efectos en la salud

Debido a que estos minúsculos fragmentos de plástico circulan por el aire, los científicos alertan de que se desconoce el efecto que puede tener en la salud inhalar esas partículas tan pequeñas. Y es que, según advierten, los estudios realizados hasta ahora se han centrado en estudiar cómo puede afectar a salud ingerirlas tras haber sido detectadas en el agua del grifo o en animales.

«La investigación de los microplásticos es una disciplina joven y la de los microplásticos en la atmósfera, más joven aún. Cada vez se están buscando más en suelo y aire. Como resultado del hallazgo de altas concentraciones en la atmósfera y su posible vinculación con la salud humana cuando se inhalan, estoy convencido de que veremos más estudios en el futuro», explica Gerdts, investigador del Centro de Investigación Marina y Polar (AWI) del Instituto Alfred Wegener, en Alemania.

Muestras de microplásticos | Archivo

 

Aunque cada vez existe mayor concienciación entre los ciudadanos y los gobiernos sobre los efectos del plástico en el medio ambiente y en la salud de los seres vivos, Gerdts considera que para erradicar este problema hay que ir al origen. «Resulta obvio que hay fallos en todos los sistemas de reciclaje, ya sea por un uso incorrecto o porque no funciona bien. Por lo tanto, reducir los plásticos de un solo uso debería ser un objetivo razonable a corto plazo», asegura.

Comentarios