El Tiempo en España

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Hawái llora la muerte de George, el último caracol de su especie

Se extingue definitivamente este tipo de animal después de años de intentos frustrados para intentar reproducir el animal i perpetuar los ejemplares
Imagen del caracol George | Universidad de Hawái

 

La naturaleza asume otro desastre animal y triste noticia después de conocer la muerte de George, el caracol de Hawái, Estados Unidos, que era el único que existía de su especie en el mundo. Su muerte significa que la especie, Achatinella apexfulva, se ha extinguido definitivamente después de intentos frustrados para su apareamiento.

Cuando encontraron su cuerpo sin vida, los investigadores de la Universidad de Hawái se llevaron una gran decepción por no haber conseguido perpetuar la especie. George tenía 14 años y vivía en solitario después de que los pocos miembros que quedaban de su especie murieran a principios de los años 2000. Pese a que los caracoles son hermafroditas, necesitan un adulto para reproducirse.

«Tristeza» y «enfado» entre los investigadores

«Estoy triste, pero en realidad esto enfadada, debido a que era una especie muy especial que poca gente conocía», explica a la revista ‘National Geographic’ Rebeca Rundell, bióloga evolutiva de la Universidad Estatal de Nueva York. Un sentimiento de tristeza que también siente todo el equipo de investigadores que han intentado durante una década reproducir esta especie.

 

Hawaii acoge una gran variedad de especies de caracoles | Archivo

 

Un caracol utilizado para decorar los collares hawaianos

Esta especie de caracol fue descubierta y registrada en el siglo XIX, momento en el que se podían recoger hasta 10.000 ejemplares al día. De hecho, era un tipo de caracol muy numeroso y formaba parte de las más de 750 especies de este animal que se podían encontrar en todo Hawái. No obstante, como siempre la mano del hombre interfirió en su vida, y el caracol acabó siendo parte de la decoración de los conocidos collares hawaianos.

A finales de los 90, la especie estaba ya en grave peligro de extinción. Fue entonces cuando se decidió que los 10 últimos ejemplares serían trasladados a un laboratorio dela Universidad de Hawái. Allí, pese a que algunos se reprodujeron, todos los ejemplares acabaron muriendo, excepto George. Antes de su muerte, se tomaron muestras de su tejido que se conservan en un contenedor de criogenización. La llegada de especies invasoras y el cambio climático mantienen en peligro otras especies de caracol en la isla.