Surrealista mutación de una mosca que puede provocarte vómitos

Estas moscas pueden alimentarse de las toxinas de algunas plantas una vez modificadas genéticamente. Es la primera vez que se consigue modificar unas mutaciones evolutivas en organismos multicelulares
La mosca de la fruta, Drososphila melanogaster | Archivo

 

Un equipo de la Universidad de California ha modificado genéticamente la mosca de la fruta en un veneno volante que puede provocar el vómito a cualquier criatura, incluso a los humanos en cantidades suficientemente grandes.

El equipo diseñó genéticamente a la mosca Drososphila melanogaster para que pudieran comer algodoncillo y apropiarse de las toxinas contenidas en la planta, al igual que hace la mariposa monarca.

Esta es la primera vez que un equipo recrea en un organismo multicelular un conjunto de mutaciones evolutivas que conducen a una adaptación totalmente nueva al entorno, en este caso, a una nueva dieta y una nueva forma de disuadir a los depredadores, según los resultados publicados en la revista ‘Nature’.

El equipo logró estos resultados al modificar un único gen, poniendo a la mosca las mutaciones genéticas que permiten a las mariposas apropiarse del veneno del algodoncillo. De este modo, las moscas, con la mutación genética nueva, era mil veces menos sensibles a las toxinas del algodoncillo que la mosca de la fruta común.

Una mutación con pros y contras

La amargura de estas plantas por sí sola es suficiente para disuadir a la mayoría de los animales, pero una pequeña minoría de insectos han aprendido a alimentarse del algodoncillo y a utilizarlo para repeler a los depredadores. Estas mutaciones suponen una ventaja de supervivencia clave para su prosperidad por todo el mundo.

Sin embargo, la resistencia a la toxina del algodoncillo tiene un coste. Las moscas modificadas no se recuperan tan rápido de algunos trastornos, como las sacudidas. Aun así, según los investigadores, «el beneficio de poder escapar de un depredador es tan alto que, entre la muerte y las toxinas, las toxinas ganarán, incluso si hay un coste».

Imagen de una mariposa monarca | Ellen Woods, Cornell University

 

Los beneficios de las toxinas del algodoncillo para los humanos

Las toxinas de esta planta, son capaces de matar hasta a un elefante, y a cualquier criatura con un corazón latente, incluidos los humanos. Las células del corazón comienzan a latir con tanta fuerza que el corazón falla. El resultado es la muerte por paro cardíaco.

Otras toxinas de otras plantas parecidas, con los mismos efectos, se utilizan hoy en día en medicina para tratar la insuficiencia cardíaca congestiva.