INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Presentan dos crías de leopardo de Arabia, una especie de las más amenazadas del mundo

Los pequeños leopardos nacieron en abril gracias a un programa de protección, porque están al borde de la desaparición y solo quedan 200 ejemplares en todo el planeta
Imágenes de los cachorros de leopardo de Arabia | PhanteraCats

 

En Arabia Saudí, un centro de fauna ha presentado a la sociedad dos crías de leopardo de Arabia, un animal en peligro crítico de extinción. Los cachorros de Hamms, la madre, nacieron a finales de abril, pero no se ha comunicado hasta ahora del éxito porque los biólogos esperaban que sobreviviesen 12 semanas de vida, un tiempo crucial de crecimiento de los felinos.

Se conoce que solo hay 200 leopardos de esta especie en todo el mundo, concentrados entre la península Arábiga y el desierto de Negev en Israel. Durante la breve vida de los cachorros nacidos en cautiverio, la madre los ha aceptado y ellos se han adaptado a la artificial guarida bajo la supervisión de los veterinarios.

«Con poco más de 200 ejemplares de leopardos de Arabia, es uno de los animales más amenazados del mundo. Estos cachorros representan un nuevo haz de esperanza para la renovación de una subespecie al borde de la extinción», celebra el príncipe Badr bin Abdalá, ministro de Cultura saudí y gobernador de Al Ula, la región donde nacieron los cachorros.

  

 

Tal como informa ‘El Mundo’, la presentación del nacimiento coincide con el desarrollo de la 18ª Conferencia de las Partes (COP 18) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), en Ginebra, en la que se debatirán propuestas para proteger o cambiar los niveles de protección de las especies en peligro.

 

Características del Leopardo de Arabia

Los leopardos de Arabia son más pequeños que sus primos persas y africanos, lucen desde un amarillo pálido hasta un dorado intenso o gris y pesan entre 20 y 30 kilogramos. Hasta ahora han ido desapareciendo por la fragmentación de sus comunidades, el tráfico ilegal, la pérdida o la degradación de sus hábitats, la caza o su liquidación en represalia por ataques a poblaciones cercanas.

El último ejemplar registrado en la península egipcia del Sinaí data de 1990. Su presencia en Emiratos, Omán o Yemen también resulta cada vez más infrecuente. Desde Arabia apostan por reproducir en cautividad los ejemplares que quedan y reintroducir en nuevas regiones. Para esto, la monarquía estableció el pasado febrero un fondo global de protección que consta de 25 millones de dólares.

 

Renacimiento de la especie desde el centro de investigación de vida salvaje de Taif

Las autoridades saudís de Riad quieren convertir la región como el ecosistema perfecto donde remontará la especie. Por eso han contratado los mejores veterinarios y técnicos de fauna del país, que trabajaran en el centro de investigación de vida salvaje de Taif, donde han nacidos las crías.

 

 

La voluntad de la monarquía es que el leopardo sea la estrella de la reserva natural de Sharaan, un espacio de 925 km2 que se diseña actualmente y que, una vez recuperada la vegetación original, ofrecerá a los felinos un ecosistema idóneo para su reproducción. Los pequeños leopardos seguirán en cautividad junto a su madre dos años y después los liberarán en esta reserva, un posible hogar donde estarán a salvo de la extinción.