TEMPORAL EN DIRECTO

⛔️ ❄️La nieve deja incidencias viarias en 100 carreteras y los ríos amenazan los valles del norte

PREVISIÓN

Las afectaciones del temporal polar irán remitiendo, pero el frío intenso no cede este finde

Fuerte polémica en Reino Unido por la caza de animales por diversión

Los británicos ricos se desplazan hasta África para matar a ejemplares por puro placer y se mofan por las redes. Muchos de estos animales son cebras en peligro de extinción
Cebras de Grévy | Daniel Fafard (CC)

 

Gran polémica en Reino Unido ante la creciente práctica de británicos ricos de irse a África para matar animales por diversión, algunos de los cuales están en peligro de extinción, como las cebras. Las protestas han ido subiendo de tono y ya hay muchos políticos y activistas pidiendo la aprobación de medidas para frenar esta sangrienta afición.

Más allá de las trágicas muertes en vano, lo peor de esta situación son las publicaciones en las redes sociales de los mismos cazadores mostrando imágenes suyas con los animales muertos y mofándose despectivamente, mostrando los cadáveres como trofeos. Las imágenes más chocantes han sido las de varios cazadores posando sonrientes al lado de cebras en peligro de extinción muertas a tiros.

Algunos comentarios muestran el grado de frialdad de los cazadores después de cometer este crimen, como por ejemplo el turista británico Peter Livesey que, tras salir de caza a través de la compañía Huntershill Safaris, que se dedica a vender este tipo de actividades, expresó en el libro de visitas de la web de la compañía: «¡Nunca me había divertido tanto con los pantalones puestos!».

 

 

Safaris mortales y cebras en peligro de extinción

Estos viajes de safaris mortales cuestan unos 5.300 dólares por semana, razón por la cual solo están al alcance de los más ricos. Los cazadores pueden escoger entre una lista de 44 especies, y las más caras pueden llegar a costar más de 1.000 euros por ejemplar que se quiera matar, como es el caso de los leones o los elefantes.

Unas de las especies que más sufren estos safaris de caza son la cebra de Grévy (o cebra real) y la cebra de la llanura, ambas en peligro de extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Y es que especialmente esta última especie, la reducción de sus ejemplares ha sido dramática, pasando de entre 150.000 y 250.000 cebras de la llanura en 2016, a unas 35.000 actualmente. Lamentablemente, en las llanuras surafricanas es legal la caza de esta especie.

 

Las cebras son unos de los animales más perjudicados por esta práctica | Archivo

 

Medidas para frenar este «vil comercio»

Más allá de matar animales por diversión, los cazadores pueden llevarse sus ‘trofeos’ hasta el Reino Unido, razón por la cual las autoridades tratan ahora de prohibir la importación de partes del cuerpo de los animales, así como de sus pieles. «Miro las fotos y se me revuelve el estómago», explico en una entrevista a ‘The Sunday’ el ministro británico de Vida Silvestre Internacional, Zac Goldsmith, que promete medidas para frenar este «vil comercio».

Comentarios