Textos españoles muy antiguos en México alertan de un riesgo sísmico oculto que amenaza el 40% de la población

Una investigación a fuentes históricas extraídas de antiguos monasterios españoles revela que el cinturón central de volcanes mexicanos es un área que produce más terremotos de lo que se creía
Advierten que el 40% de la población de México corre el riesgo de sufrir un grave terremoto, a causa del análisis de unos documentos muy antiguos  | Archivo

 

La colonización española en México terminó hace más de 200 años, pero unas crónicas muy antiguas escritas por misioneros españoles quieren seguir influenciando la vida de los ciudadanos mexicanos. El análisis de estos documentos eclesiásticos y de unas crónicas aztecas que se hallaban en una biblioteca desvelan un gran peligro natural para el 40% de la población de este país: el cinturón de volcanes que les cruza representa un mayor riesgo de lo que se creía.

En un estudio publicado en la revista ‘Tectonics’, investigadores del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) analizaron a lo largo de 8 años diversos registros históricos que datan desde el siglo XIV para extraer datos sobre antiguos terremotos en México. Entre estos documentos se encuentran los Anales de Tlatelolco y los de Huamantla, que hablan de un fuerte temblor que en 1575 abrió una grieta en el suelo de 5 kms y causó graves deslizamientos de tierra, cerca de la ciudad de Puebla.

Por otro lado, las crónicas escritas por Fray Antonio Tello evidencian de otro terremoto ocurrido el 27 de diciembre de 1568, en la parte oeste del cinturón. Los investigadores calculan que tuvo una intensidad de 7,2 y ocasionó daños en conventos e iglesias, así como grandes desprendimientos de tierra.

Gerardo Suárez, autor del estudio, dice que esta información extraída de las fuentes históricas refuerza la idea de que el Cinturón Volcánico Trans-Mexicano no es una falla única, sino que consta de una cadena de fallas menores, lo que implica que se encuentren pruebas de terremotos en la superficie a lo largo de toda la cadena montañosa, incluso en lugares donde no se ha identificado las fallas culpables de los destrozos del pasado.

Los terremotos en esta zona central de México pueden detonar erupciones volcánicas peligrosas | Archivo

 

La investigación se ha trasladado a Sevilla

Aunque los textos y los datos contemporáneos muestran solo unos pocos terremotos de gran magnitud en las regiones a lo largo del Cinturón de Volcanes, en caso de desencadenarse uno más poderoso en un área altamente poblada, como en Puebla o cerca de Ciudad de México, «el seísmo puede provocar mucho daño a la población», comenta Suárez.

Con motivo de localizar mejor las zonas más expuestas a partir de los terremotos del pasado, los investigadores continúan sus análisis en los archivos del Archivo General de las Indias en Sevilla. Allí esperan encontrar nuevos documentos que ayuden a definir el potencial final de las fallas que hay a lo largo del cinturón volcánico. «Unos 100 años de sismicidad es como ver solo dos o tres segundos de la película. Soy un verdadero creyente de retroceder más en el tiempo», explicaba ilusionado el investigador.

Comentarios