INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

PREVISIÓN SEMANAL

Hasta 3 temporales de viento, lluvias y nevadas a partir de mañana lunes

El tráfico de animales vende una de cada cinco especies del mundo

El mercado negro de especies animales protegidas y comunes mueve más de 80.000 millones de euros al año, mucho más de lo que se conocía
Una de cada cinco especies animales es traficada en las redes ilegales, aunque no sean exóticas | Agencias

 

Una de cada cinco especies animales está disponible en el mercado negro. Un estudio publicado este jueves en la revista 'Science' revela que en los próximos años hasta un tercio de toda la vida salvaje del planeta se verá afectado por el tráfico ilegal. La investigación señala que las estimaciones actuales sobre el alcance de esta actividad criminal son dramáticamente inferiores a la realidad del problema. En concreto, las cifras serían entre un 40% y un 60% superiores a lo que se creía.

Los investigadores del estudio explican que este comercio ilegal mueve animales de especies comunes, tapadas por el intento de controlar el tráfico de especies en peligro de extinción. Se trata del primer trabajo exhaustivo de la situación actual de venda ilegal de miles de especies, independientemente de su estado de conservación.

Según informan las conclusiones de la investigación, el comercio de animales salvajes es una de las ramas del crimen organizado que más dinero mueve en todo el mundo. Se estima que, al menos, genera unos 80.000 millones de euros anuales. Ejemplares de todas las familias del reino animal son comprados y vendidos como mascotas y trofeos, o utilizados para obtener marfil, pieles, medicinas o carne.

Un problema mundial que no ha dejado de aumentar en las últimas décadas, aunque el comercio ha sido prohibido en todo el mundo. El resultado es una amenaza para la supervivencia de las especies más deseadas, como millones de tiburones, decenas de miles elefantes, millares de rinocerontes y cientos de tigres.

 

Desarrollaron un sistema que identifica animales que serán comercializados en el futuro

Es muy complicado cuantificar el alcance y el impacto real en las poblaciones animales. En este caso el equipo de investigadores ha desarrollado un modelo para evaluar los efectos del tráfico de especies en 31.745 variedades de aves, mamíferos, anfibios y reptiles, a partir de datos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Los expertos informan que más de 5.500 de estas especies están siendo comercializadas actualmente en todo el mundo, lo que supone el 18% del total de animales vertebrados vivos. «Los esfuerzos de conservación de la vida salvaje suelen ser reactivos, especialmente con el comercio ilegal; a menudo, la protección sólo se establece una vez que la especie está en peligro de extinción, no antes», explica Brett Scheffers, investigador de la Universidad de Florida y coautor del estudio.

«Nuestro enfoque permite a los responsables políticos y a los gestores del patrimonio natural ser más proactivos y poder anticipar los futuros objetivos», añade. Con esta finalidad, él y sus compañeros han diseñado un sistema que permite identificar animales que no están siendo comercializados de forma masiva actualmente, pero pasarán a serlo en el futuro.

«Hemos establecido su relación con otras especies y utilizado una combinación de métodos que mezclan la similitud evolutiva con las especies ya comercializadas y el tamaño corporal», explica David Edwards, experto en Conservación de la Universidad de Sheffield. Con este análisis los autores han identificado 3.196 especies que pueden pasar a ser objetivo de las redes ilegales en los próximos años.

Los mamíferos y las aves son las clases de animales que se venden más en el mercado negro | Archivo

 

Especies de aves y mamíferos, los más buscados

Además, afirman que el impacto del comercio ilegal es más severo en ciertos grupos animales, en concreto en aves y mamíferos. «Las aves y los mamíferos se comercializan a menudo como mascotas y también como productos, de forma que el problema afecta a una gama más amplia de especies, mientras que los reptiles se comercializan fundamentalmente como mascotas», señala Edwards. «Además hay más reptiles que aún no han sido catalogados por la UICN, así que es posible que su tráfico pueda haber sido subestimado».

Asimismo, el estudio revela que el daño es mayor en regiones específicas del mundo. Sudamérica sufre especialmente por el tráfico de aves, mientras que África y el sudeste asiático concentran una gran parte de los mamíferos desaparecidos. Los expertos advierten: «Es importante conocer esa información antes de poder implementar cualquier acción de gestión o política. Nuestra evaluación subraya la necesidad de un plan estratégico para combatir ese comercio».