INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

PREVISIÓN MARTES

Más tiempo calmado con excepciones pero intensas heladas por la mañana

El último mamut murió hace solo 4.000 años en una isla del Ártico

Los últimos ejemplares del mundo vivieron en una recóndita isla al norte de Siberia en tiempos de los faraones y después de la construcción de las grandes pirámides
Los mamuts sobrevivieron aislados 2.000 años en unas islas del Ártico, en tiempos de los faraones | Pixabay

Un equipo internacional de investigadores de varias universidades europeas como Helsinki y Tübingen han presentado la época en que definitivamente murieron los últimos ejemplares de mamuts. Antes se creía que la especie se había extinguido en Alaska hace unos 5.600 años, y los nuevos restos encontrados en una aislada isla del Ártico certificarían que este animal habría sobrevivido casi 2.000 años más.

En la isla de Wrangel, al norte de Siberia, hubo mamuts hasta hace 4.000 años, en una época contemporánea al máximo esplendor de los faraones egipcios. Sin embargo, una serie de sucesos climáticos extremos y la presión del hombre prehistórico habrían aniquilado rápidamente estos antiguos gigantes.

Hasta hace 15.000 años vivían en muchos lugares del hemisferio norte, incluso en España, pero un cambio climático en esta edad los hizo emigrar y quedaron reducidos durante 7.000 años en islas al norte de Siberia y en Alaska, aislados del continente por el aumento del nivel del mar.

 

Los análisis de sus huesos en esta región de Siberia han provocado mucha sorpresa

Mediante el análisis de diferentes elementos que hay en los restos de los mamuts encontrados, los investigadores han publicado que las condiciones ambientales en esta zona eran óptimas para la vida de esta especie hasta hace menos tiempo de lo que se creía. Hace menos de 5.000 años, pasó algo que cambió el hábitat y la dieta de los mamuts y les condenó a extinguirse.

A diferencia de sus compañeros continentales, que desaparecieron hace algo más de 10.000 años, en esta zona aguantaron 7.000 años más, con algunas características diferentes a los predecesores, como por ejemplo eran más ligeros porque con temperaturas más suaves no necesitaban reservas de grasa tan importantes. Los expertos descubrieron minerales como el azufre y en estroncio en sus dientes, lo que indica que su final podría deberse a un cambio de la calidad del agua potable.

Los huesos de los mamuts de Wrangel contenian concentraciones anormalmente altas de azufre | Universitat de Helsinki

¿Qué mató tan repentinamente unos mamuts que estaban tan bien adaptados?

Los investigadores sospechan que murieron debido a un rápido cambio. El clima extremo, como la lluvia sobre la nieve, es decir, un evento de formación de hielo podría haber cubierto el suelo en una gruesa capa de hielo, evitando que los animales encuentren suficiente comida.

«Es fácil imaginar que la población, tal vez ya debilitada por el deterioro genético y los problemas de calidad del agua potable, podría haber sucumbido después de un evento climático extremo», dice el profesor Hervé Bocherens, del Centro Senckenberg para la Evolución Humana y el Paleoambiente de la Universidad de Tübingen, coautor del estudio.

Otro posible factor podría haber sido la expansión de los humanos. La primera prueba arqueológica de humanos en la isla Wrangel data de unos pocos cientos de años después del hueso de mamut más reciente. Aunque es poco probable que los humanos cazaron mamuts en esta isla, no se puede descartar una contribución humana a la extinción.

Los resultados del estudio nos enseñan que las pequeñas poblaciones aisladas de grandes mamíferos están especialmente en riesgo de extinción debido a las influencias ambientales extremas y el comportamiento humano, por lo tanto, son las que debemos proteger más.

Comentarios