El agujero de la capa de ozono podría ser el más pequeño de los últimos 30 años

Los últimos datos avalan que podría ser el agujero más pequeño y el de menor duración, confirmando así la tendencia de la recuperación de la capa de ozono
Imagen del agujero de la capa de ozono este 1 de septiembre | Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus

 

Este pasado lunes se celebró el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, que conmemora la firma del Protocolo de Montreal en 1987, el cual 196 países y la Unión Europea se comprometieron a proteger la capa de ozono. Coincidiendo con esta fecha, el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) ha dado a conocer que este año, el agujero podría ser uno de los más pequeños desde la década de los 80.

Normalmente, la reducción de la capa de ozono empieza a tener lugar en agosto y llega a su máximo en octubre. Una vez pasada el peor momento, el agujero vuelve a cerrarse en diciembre. Pero este año, los científicos del CAMS han observado que este fenómeno ha empezado a formarse 2 semanas antes y los datos prevén que será de un tamaño más pequeño y de menor duración.

De este modo, los científicos creen que será aproximadamente la mitad de grande de lo que acostumbra a ser por esta época del año, confirmando así la tendencia de la recuperación de la capa de ozono. Y es que, en su punto álgido, el agujero llegó a mesurar cerca de 25 millones de km2. En cambio, este año se espera que su dimensión sea inferior a los 10 millones de km2, una superficie similar al territorio de China o de los Estados Unidos, tal y como explica Vicent-Henri Peuch, director del CAMS.

 

 

2019: un episodio fuera del normal

Las condiciones atmosféricas de este año han hecho que la formación del agujero de la capa de ozono sea inusual. Esto se debe al hecho que, desde principios de septiembre, el vórtice polar (aire frío en la estratosfera por encima de la atmósfera terrestre), se ha vuelto más inestable a causa de un calentamiento repentino de la estratosfera llegando hasta 40 °C por encima de lo normal.

Estos hechos son los que han causado que el agujero este año sea más pequeño, pero según las previsiones también indican que puntualmente el agujero volverá a crecer, pero no llegará a la extensión observada durante las últimas tres décadas. Además, según Peuch, la recuperación de la capa de ozono depende del cambio climático, puesto que este podría retrasar la recuperación de la capa, a pesar de que de momento es difícil pronosticarlo.

El agujero de la capa de ozono, una fórmula de éxito para luchar contra el cambio climático

En el Protocolo de Montreal se llegó al acuerdo de prohibir todas aquellas sustancias que eran perjudiciales y que debilitaban la capa de ozono. Peuch recuerda que estos componentes tardarán mucho de tiempo en ser eliminados finalmente de la atmósfera y se prevé que en 2060 el problema del agujero de la capa de ozono se haya solucionado completamente.

 

 

Aun así, no deja de ser una historia de éxito ambiental. «Es un muy buen ejemplo de cómo el descubrimiento científico del problema del agujero, hizo tomar decisiones de carácter mundial», señala Peuch. «Aunque costará 40 años más conseguir una situación similar a las condiciones preindustriales, es un gran hito el que se consiguió acordar en Montreal» añadía.

Por otro lado, Peuch cree que en el caso de la reducción de las emisiones de CO2 será más complicado, puesto que se encuentra omnipresente en muchas actividades. «No podremos pasar de una economía basada ampliamente en combustibles fósiles a una completamente basada en energías renovables», lamenta.

Comentarios