INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Australia sale al rescate de los científicos franceses atrapados en la Antártida

La avería del barco galo imposibilita la evacuación de los 40 científicos que se han visto atrapados en el hielo antártico
El rompehielos australiano Aurora Australis rescatará a los científicos atrapados en el hielo antártico. | PixaBay

El rompehielos francés L’Astrolabe tenía que ser el encargado de sacar a los científicos franceses de las bases antárticas Dumont d’Urville y Concordia. Pero una avería del barco imposibilita el cambio de turno de los investigadores que se encuentran con los recursos limitados.

Por suerte, Australia se ha ofrecido a ayudar a Francia para rescatar a los científicos. El fallo tuvo lugar el día 19 de noviembre en el sistema de propulsión del barco polar. L’Astrolabe se disponía para su primera misión hacia la Antártida desde el puerto de Hobart, en Tasmania, pero una hélice dañada impidió que saliera de puerto.

Los científicos cada cierto tiempo tienen un relievo para que entren otros científicos, así como para abastecer la base científica de alimentos, energía y otros instrumentos o materiales necesarios. El jefe de la estación de Dumont d’Urville, Alain Quivoron, dijo que «la mayoría de los miembros más jóvenes estarían felices de quedarse más tiempo, pero los mayores quieren regresar a casa con sus familias».

 

Los científicos franceses se encuentran con pocos recursos en las bases antárticas Dumont d’Urville y Concordia | PixaBay

Australia al rescate

La capitana Celine Tucceli, del barco averiado comento que «en los hielos no hay que arriesgarse con la seguridad de los pasajeros y tripulación». Es por eso que Australia ayudará a los investigadores con su rompehielos Aurora Australis.

«Existe un gran espíritu de cooperación y apoyo entre las naciones que trabajan en la Antártida», comentó el Departamento de Medioambiente y Energía del Gobierno australiana en un comunicado. El director del Instituto Polar Francés, Jerome Chappellaz, celebró la decisión ya que, si Australia no hubiera intervenido, «habría sido extremadamente difícil mantener nuestras estaciones de investigación en funcionamiento y realizar investigaciones científicas».