ATENTOS AL CIELO

Luna de hielo: Llega la última luna llena del 2019 y de la década

Captan la evolución del deshielo de Groenlandia desde un dron

En la filmación del vídeo aéreo se aprecia cómo el mar gana hace deshacer hasta un metro y medio de hielo ártico en apenas cinco horas
La fotografía aérea muestra el antes y el después de la fragilidad de la capa de hielo en Groenlandia | Tom Chudley

 

La segunda capa de hielo más grande del mundo ubicada en Groenlandia, se está derritiendo a un ritmo sin precedentes. En las imágenes captadas por un equipo de científicos durante una de sus expediciones al Ártico se ve como el mar gana la partida a la capa de hielo ártico. Se derrite casi un kilómetro de espesor en apenas cinco horas. Los expertos señalan que «esta capa de hielo se está fracturando desde sus cimientos». Un nuevo estudio publicado en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Sciences' muestra, por primera vez con imágenes reales, cómo estás fallas están contribuyendo al proceso de deshielo.

 

El vídeo muestra como en solo cinco horas, 5.000.000 m3, el equivalente de 2.000 piscinas olímpicas se escurrieron hacia el fondo de la capa de hielo a través de una fractura. Esto provocó la formación de una nueva cavidad y redujo el lago a un tercio de su volumen original. El flujo de hielo se aceleró a una velocidad de hasta 5 metros/día a medida que el agua superficial se transfirió al lecho, lo que a su vez levantó la capa de hielo un medio metro. Los expertos alertan de que este proceso puede generar una reacción en cadena y agravar aún más el problema del deshielo.

 

 

Regresión típica en verano: proceso cíclico acelerado

Cada verano, mientras aumentan las temperaturas, en el helado suelo de Groenlandia se forman miles de lagos. Muchos de estos drenan en unas pocas horas, dejando a su paso agua descendente hacia el fondo de la capa de hielo y luego, la misma capa, se vuelve a helar en invierno.

Estas fallas suelen permanecer abiertas durante el resto de la temporada de deshielo, canalizando el agua de arroyos y ríos superficiales hacia los cimientos de la capa de hielo. Este proceso puede crear cascadas de un kilómetro de espesor o más. Pero ahora, bajo los efectos del calentamiento global, estas fracturas están dando paso a un deshielo acelerado que cuesta más de volver a congelar cuando llega el invierno boreal.

 

Deshielo incrementado

Recién publicado estudio, por primera vez, se logra documentar este proceso en vídeo gracias a unos drones específicamente diseñados para resistir a las condiciones extremas del Ártico. Los científicos demuestran cómo el agua del deshielo provoca la formación de nuevas fracturas, así como la expansión de fracturas latentes.

Estos nuevos hallazgos demostrarían que los glaciares de Groenlandia están siendo drásticamente afectados por las condiciones de deshielo superficial. También apuntaría a que los cambios en el flujo de hielo están ocurriendo a escalas de tiempo mucho más cortas que las consideradas posibles hasta ahora. La pérdida de hielo en Groenlandia actualmente asciende a mil millones de toneladas que por día. Y, según apuntan las estimaciones, esta cifra seguirá creciendo.