INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Capturan en Estados Unidos una bacteria que come y respira electricidad

Los ‘cazadores’ de esta extraordinaria bacteria, que habita pozos de agua caliente, creen que se podría usar para solucionar problemas de contaminación y estimular energías sostenibles
Las singulares bacterias habitan las pozas termales del Parque Nacional de Yellowstone | Pixabay

 

El asombroso parque nacional de Yellowstone, ubicado en el oeste de Estados Unidos, posee paisajes volcánicos sorprendentes, géiseres de agua termal espectaculares, paisajes lunares y una rica fauna bacteriana que se conoce muy poco. En los pozos de agua caliente de la zona habita un organismo poco estudiado hasta ahora, el cual ‘come’ la contaminación y es capaz de producir electricidad.

Un equipo de científicos coordinados por el profesor Mohamed, de la Washington State University, ha recolectado mediante electrodos esta inusual bacteria, que vive en manantiales con temperaturas que oscilan entre los 43 y 93ºC. Gracias a esta técnica, los científicos dejaron 32 días para que los organismos picaran en el ‘anzuelo’ y después recogieron las muestras para analizarlas.

Grandes esperanzas puestas en estas bacterias

«Esta es la primera vez que las bacterias fueron recolectadas in situ en un ambiente extremo como una fuente termal alcalina», celebraba Abdelrhman Mohamed en un comunicado. A partir de las conclusiones de su investigación, publicadas en el Journal of Power Sources, estas pequeñas criaturas pueden tener una clave para resolver algunos de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad este siglo XXI: la contaminación ambiental y la energía sostenible.

Estas bacterias pueden ‘comer’ la contaminación al convertir contaminantes tóxicos en sustancias menos dañinas y generar electricidad en el proceso. «A medida que estas bacterias pasan sus electrones a metales u otras superficies sólidas, pueden producir un flujo de electricidad que puede usarse para aplicaciones de bajo consumo», afirmó el coautor Haluk Beyenal.

¿Cómo las capturaron?

Para recolectar las bacterias durante 32 días en un ambiente tan extremo, entre Montana, Wyoming e Idaho, Mohamed inventó un dispositivo electrónico que podía controlar los electrodos sumergidos en las aguas termales durante largos períodos de tiempo. 

A esto se refiere que las condiciones naturales que se encuentran en las aguas termales son difíciles de replicar en un laboratorio. «Entonces, desarrollamos una nueva estrategia para enriquecer los nutrientes que necesitan las bacterias amantes del calor, y llamar su atención en su ambiente natural».

Comentarios