Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

China impulsa un proyecto gigantesco en el Tíbet para generar lluvia artificial

Con el nombre de ‘Río Celestial’, la iniciativa contempla construir centenares de chimeneas que emitan yoduro de plata, elemento que puede generar precipitaciones
El nou projecte s'instal·laria a la zona del Tibet | Arxiu

 

China lleva años obsesionada en controlar la meteorología y ahora quiere dar un paso muy importante en este sentido. El último ambicioso proyecto que quiere impulsar el país asiático es la construcción de una ‘fábrica de nubes’ en el Tíbet. Una iniciativa digna de las mejores películas de ciencia ficción y que busca provocar lluvia artificial para acabar con los problemas generados por las sequías en la zona.

El proyecto, que recibe el nombre de ‘Tianhe’, que significa ‘Río Celestial’, consistiría en la colocación de centenares de chimeneas en esta zona que expulsarían yoduro de plata, componente que, junto a otros químicos, genera precipitaciones. Concretamente, esta gigantesca estructura abarcaría un área de 1,6 millones de metros cuadrados de esta zona del noreste del Himalaya.

 

El proyecto permitirá crear lluvia artificial | Archivo

 

Acabar con los problemas de sequía de los últimos años

La zona del Tíbet y su área de influencia se ha visto afectada por graves sequías en los últimos años. Ahora, con este proyecto se busca generar entre 5.000 y 10.000 millones de metros cúbicos anuales de lluvia en este punto, cosa que permitiría aumentar también un 7% la capacidad hídrica de China.

La peor situación que ha vivido la zona fue en 2014, cuando hubo una fuerte sequía. Actualmente, se calcula que 2,3 millones de personas y 4,4 millones de hectáreas de tierras cultivadas aún sufren las consecuencias de ese grave episodio.  

Según explica Lay Fanpei, presidente de la Corporación Aeroespacial de Ciencia y Tecnología del país asiático, este control del clima se convertirá en una «contribución importante» para China y la «prosperidad global», pero también para el «bienestar de toda la raza humana».

No hace falta ir muy atrás para comprobar la obsesión del control meteorológico de China. En grandes eventos nacionales, como las desfiladas militares o los Juegos Olímpicos de 2008, el gobierno chino provocó la desaparición de las precipitaciones y de la contaminación ambiental. Asimismo, en 2009 la capital del país vivió una de las nevadas más grandes de su historia, situación que fue provocada. Esta técnica también está en el punto de mira de varios países, especialmente los desérticos, como, por ejemplo, Israel.

 

China es uno de los países del mundo con más contaminación | Archivo

 

Un proyecto de consecuencias incalculables

Pese a la ambición de China, muchos expertos han cuestionado seriamente este proyecto, ya que sus consecuencias medioambientales y de afectación mundial son inimaginables en este momento. Se teme que la generación de mucha lluvia afecte a los caudales de los ríos, pero sobre todo que los productos químicos que se tiren contaminen el agua y las especies acuáticas.

Por ahora, el plan se encuentra en fase de pruebas y sus creadores consideran «muy prometedores» los resultados obtenidos hasta el momento. En este sentido, ya se han colocado 500 chimeneas que eliminan los químicos del aire.