El Tiempo en España

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Cierran las visitas a la cueva de Altamira por problemas en el aire

Se ha detectado una «perturbación» en la concentración de anhídrido carbónico en su interior. Se trata de una acción preventiva y excepcional
La cueva de Altamira está cerrada al público | Archivo

 

La cueva de Altamira, ubicada en Cantabria, ha quedado cerrada al público tras detectarse una perturbación del aire. En concreto, hay una concentración elevada de anhídrido carbónico en el interior de la cavidad que los expertos califican de «natural» y «estacional» debido a la situación climática del exterior. Una contaminación ambiental que ha obligado a tomar esta decisión. 

De este modo, se han tenido que suspender las visitas experimentales a la cueva de forma extraordinaria y provisional. El cierre, que de momento ha afectado a la visita prevista para este viernes, se mantendrá hasta que se recuperen los valores de referencia establecidos, explican desde el Museo de Altamira y el Centro de Investigación Altamira. También se suspendió la visita del pasado 14 de diciembre.

 

Sin comunicado oficial del cierre

Pese a que el cierre ha sido publicado en las redes sociales y en la web del Museo de Altamira, no hay ningún comunicado oficial que confirme esta medida temporal, contemplada en los protocolos establecidos en el Plan de Conservación Preventiva del Patronato del Museo. Las visitas experimentales se llevan a cabo en la cueva cada viernes desde el año 2014, en las cuales participan 5 personas elegidas a través de un sorteo entre los visitantes.

Por su parte, sigue pendiente la reunión del Patronato de Altamira, órgano que no se reúne desde junio de 2017. En aquel último encuentro ya se apuntó la posibilidad de estudiar la estacionalidad de las visitas experimentales. En concreto, se abrió la puerta a concentrar las visitas fuera del periodo entre febrero y junio, cuando hay más problemas de filtración y condensación de agua en la cueva.

Actualmente, unas 240 personas visitan la cueva cada año. Esta posible medida no supondría la reducción del número de visitantes, sino que esta estacionalidad, que sería para mejorar la conservación, comportaría dos sorteos a la semana en lugar de uno para 5 personas por día.  

También te puede interesar: Las ONG piden a España que limite más las emisiones de CO2 a los vehículos