Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Diluvia en una carrera de ciclismo y no se corta la prueba, aunque la carretera parece un río

Esta peligrosa situación tuvo lugar este sábado en una comarca cercana a Barcelona. La carretera estaba impracticable por el aguacero que caía, pero los ciclistas siguieron compitiendo
Imagen de la polémica caída de los jóvenes ciclistas en la carrera por el Penedés | TN Produccions

 

Una parte de Cataluña se vio afectada por un temporal de lluvias torrenciales de este sábado pasado. A pesar de la pésima previsión meteorológica, había programada una carrera de ciclismo de categoría junior en la comarca del Penedés, en Barcelona. Los jueces no anularon la prueba deportiva y los jóvenes ciclistas participaron en una ruta muy accidentada por los fuertes aguaceros.

La situación meteorológica provocó un caos monumental, con la caída de participantes, la carretera totalmente inundada y los vehículos acompañantes parados en la calzada, entre la corriente de agua y barro.

La decisión de no detener esta contrarreloj de 17 kilómetros, disputada en la zona de Sant Sadurní d'Anoia, fue muy polémica. Estas competiciones habitualmente son un trampolín para los jóvenes profesionales de cara a las grandes competiciones de alto nivel.

Los ciclistas, todos ellos menores de edad o rondando los 18 años, protestaron por esta situación que podría haber terminado mucho peor, ya que las malas condiciones meteorológicas auguraban accidentes a lo largo de la carrera, y más en una 'crono' por equipos. Estas son las espectaculares imágenes:

 

 

Aguaceros torrenciales en esta zona del nordeste, pero también en Francia

Las fuertes tormentas del sábado provocaron algunos aguaceros torrenciales en Cataluña, sobre todo entre las comarcas de Barcelona y Girona, pero especialmente en la capital catalana, donde se registraron hasta 60 l/m² en poco tiempo con calles convertidas en improvisados torrentes de barro y agua.

Precisamente, la contrarreloj del Penedès coincidió con las últimas jornadas del Tour de Francia, donde el viernes la dirección de la carrera anuló el descenso que llevaba desde la cima del Col de Iseran hasta la estación de Tignes, porque una fuerte granizada colapsó la carretera por donde pasaban los ciclistas y no se quería poner en peligro los participantes.