ATENTOS AL CIELO

Luna de hielo: Llega la última luna llena del 2019 y de la década

Un nuevo espray consigue reducir al 50% el agua que gastamos al tirar de la cadena del retrete

Este gesto vacía 6 litros de golpe cada vez que lo usamos. EL nuevo invento, conocido en el marco del Día Mundial de Retrete, consigue reducir a la mitad este consumo
El nuevo spray reduce a la mitad el uso del agua cuando utilizamos el inodoro | Archivo

 

El agua es un bien que cada vez está más preciado porque su escasez va en aumento año tras año y pequeños gestos diarios pueden conseguir ahorrar muchos litros. En este sentido, un nuevo invento permite reducir a la mitad el consumo de agua en un gesto tan cuotidiano como es el de tirar de la cadena del retrete.

En concreto el nuevo producto es un spray que se aplica en el inodoro antes de usarlo. Sus polímeros injertados molecularmente permiten crear una superficie lisa y repelente al líquido que, una vez se seca, crea una película de diminutos pelos. Finalmente, se impregna otro spray que permite convertir el wáter en una superficie ‘ultra’ deslizante, evitando que nuestras deposiciones se impregnen en él.

«Cuando ponemos este recubrimiento en un inodoro en el laboratorio y volcamos la materia fecal sintética en él, esta simplemente se desliza hacia abajo y nada se pega en el inodoro», explica a 'Phys.org' el coautor del producto, Jing Wang. Una vez se han hecho las deposiciones, todo queda inmerso en hasta del inodoro, y cuando tiramos de la cadena solo necesitamos la mitad de agua que utilizamos ahora para conseguir que desaparecen los restos hacia las tuberías.

El invento ha sido bautizado con el nombre de 'superficie lisa impregnada de líquido (LESS)' y ha sido desarrollado por un grupo de investigadores de la universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos). El estudio ha sido publicado en la revista 'Nature Sustainability' en el marco del Día Mundial del Retrete que se celebra este martes.

 

Las bacterias de los inodoros se ven muy reducidas con este spray | Archivo

 

El nuevo producto evita infecciones y enfermedades

El nuevo y novedoso espray, que según sus creadores puede llegar a aguantar 500 tiradas de cadena, solo tarda 5 minutos en impregnarse bien en el inodoro. Unas cualidades que lo hacen muy sostenible a nivel medioambiental y que puede ahorrar mucho dinero a los consumidores en cuanto al gasto del agua. Pero también tiene beneficios para la salud.

En este sentido, el hecho de que los residuos fecales no se queden impregnados en el retrete también implica que las bacterias queden eliminadas, evitando así infecciones y enfermedades que pueden provocar graves problemas de salud. Los malos olores también se ven claramente reducidos.

Una solución para los países pobres

También es muy importante el hecho de que este producto se puede aplicar y es útil en inodoros que no funcionan con agua, como por ejemplo los de los países subdesarrollados. Esto puede mejorar mucho la salubridad y la higiene de las viviendas pobres, donde muchas enfermedades se cogen por culpa de la suciedad en el baño, especialmente los niños. «Nuestro objetivo es llevar esta tecnología al mercado para que todos se puedan beneficiar», concluye Wang.