INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Ya son cuatro desaparecidos tras las trágicas riadas en Cataluña

Un muerto y cuatro desaparecidos en Cataluña tras los aguaceros más terribles de los últimos 25 años

Una simple gelatina de celulosa para combatir los incendios forestales

Un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford ha probado con éxito este fluido viscoelástico que frena el fuego sin contaminar el ambiente y que tarda meses en degradarse
Un bombero lucha contra las llamas de un incendio forestal | PixaBay

 

Recientemente se ha presentado un nuevo invento desarrollado por la Universidad de Stanford (California) que es capaz de prevenir y combatir los incendios forestales. Este nuevo utensilio no es nada más que una simple gelatina inocua a la vegetación pero con un gran efecto retardante contra el fuego.

Tras los incendios del año pasado en el estado de California, que fueron unos de los más catastróficos que se han registrado nunca en la zona, la Universidad desarrolló este nuevo gel anti-fuego que promete ser una herramienta en la prevención de incendios forestales en California.

Los investigadores han probado esta gelatina a base de celulosa en diferentes terrenos y aseguran que frena la expansión del fuego. Además, este nuevo material sigue impregnando la vegetación durante meses, incluso después de intensas lluvias, lo que lo diferencia de otros retardantes que existen actualmente en el mercado.

Aplicados en áreas incendiables, estos materiales conservan su capacidad de prevenir fuegos durante la temporada alta de incendios, incluso después de las inclemencias del tiempo que barrerían los retardadores de fuego convencionales, explican los investigadores. Al detener el inicio de incendios, estos tratamientos pueden ser más efectivos y menos costosos que los métodos actuales de extinción de incendios.

 

 

Nuevas tecnologías para combatir los fuegos

Los materiales retardantes de fuego desarrollados hasta ahora y que los bomberos utilizan suelen estar hechos de polímeros superabsorbentes pero, por desgracia, son efectivos a corto plazo, pues pierden su efectividad cuando se evapora el agua que contienen.

Otro de los productos que también es muy utilizado contiene fosfato de amonio, pero se adhiere a la vegetación durante muy poco tiempo, por lo que no se puede utilizar de modo preventivo.

«Esto tiene el potencial para hacer que la lucha contra los incendios en espacios naturales sea mucho más proactiva en lugar de reactiva», asegura Erick Appel, autor principal del estudio. «Lo que hacemos ahora es monitorizar zonas propensas al fuego y esperar con el alma en vilo a que los fuegos prendan y luego correr a apagarlos».

El tratamiento desarrollado por Stanford contiene solo materiales de partida no tóxicos ampliamente utilizados en alimentos, medicamentos, cosméticos y productos agrícolas. Las propiedades únicas de estos fluidos retardantes similares a los de gel permiten su aplicación utilizando equipos de pulverización agrícolas estándar o desde aviones.

Comparación entre parcelas no tratadas con el gel (izquierda) y tratadas (derecha) | Eric Appel

 

Y sobre el terreno…

Los investigadores ahora están trabajando con el Departamento de Transporte de California y CalFire para probar el material en áreas de carretera de alto riesgo que son el origen de docenas de incendios forestales cada año. El gel se aplicó en un área cubierta de hierba seca, a la cual se le prendió fuego, al igual que a otra anexa donde no se había aplicado el fluido gelatinoso.

Claramente, el sector donde se había aplicado el nuevo producto mostró un área mucho menor afectada por el fuego. «No tenemos una herramienta comparable con esto», señaló Alan Peters, jefe de división de CAL FIRE de San Luis Obispo, al considerar que la nueva sustancia «definitivamente tiene el potencial de reducir el número de incendios».

Ahora, el nuevo gel los supera a todos porqué consigue soportar condiciones extremas de viento, lluvia y una exposición ambiental muy prolongada. Según los bomberos de California, que lo han puesto a prueba, el retardante sigue haciendo efecto incluso después de lluvias de varios centímetros por metro cuadrado.

Comentarios