INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Otra víctima del cambio climático: el glaciar que puede derrumbarse en bloque en el Mont Blanc

Las fuertes olas de calor juntamente con una temperatura global más alta, han hecho que el glaciar se deshiele a un ritmo muy acelerado
El glaciar Planpincieux, situado en el Valle de Aosta | AGENCIAS

 

El glaciar Planpincieux, situado en el Valle de Aosta, al noroeste de Italia y cerca del Mont Blanc, se está derritiendo a una velocidad acelerada entre agosto y septiembre y amenaza con derrumbarse en un valle paralelo al de la famosa localidad alpina de Courmayeur.

Con el calor de este verano, el glaciar ha acelerado la velocidad de deshielo a una tasa promedio de 35 centímetros al día, con picos de 50 y 60 cm. El debilitamiento de la capa de hielo que hay por encima de la roca podría deslizar y provocar un enorme desprendimiento. Se calcula que podrían llegar a caer hasta 250.000 m3 de hielo, es decir, 100 piscinas olímpicas, que representarían una quinta parte del glaciar.

 

 

El alcalde de Courmayeur, Stefano Miserocchi, ha emitido una orden en la que se prevé el cierre total de dos carreteras de acceso a la zona, así como la evacuación de dos refugios de montaña, tras recibir un aviso de la Fundación Montagna Sicura, que vigila la evolución del glaciar desde 2013.

Un glaciar atípico

El secretario de la Fundación Montagna Sicura, Jean-Pierre Fosson, declaró el miércoles que «este glaciar es atípico porque es templado y, por lo tanto, está influenciado por la temperatura del agua que fluye debajo, lo que lo expone particularmente al calentamiento global». El año pasado este mismo glaciar ya había experimentado colapsos extraños en octubre.

 

 

Según Fosson, el glaciar «podría desprenderse en bloque, desmoronarse o no colapsar en absoluto». Ante este riesgo, el alcalde, ha establecido tres franjas horarias para acceder al valle de una duración de hora y media cada una (mañana, mediodía y tarde) y han abierto un camino alternativo que será transitable a partir del viernes. Aunque sea una zona muy turística, en el valle casi no hay casas, solamente algunos chalets desocupados.

 

La otra cara de los glaciares

En verano, las estaciones de esquí a menudo se convierten en grandes lugares en construcción. El turismo de invierno moderno significa hoy enormes intervenciones en la naturaleza con un gran uso de energía y recursos. Debido a la constante expansión de las áreas turísticas, no queda mucho de la naturaleza intacta.

Las últimas imágenes impactantes sobre la otra cara de los glaciares, han sido las que han publicado Josef Schrank y Vicent Sufiyan, de la organización ecológica WWF Austria, de varias palas excavadoras interviniendo directamente sobre el hielo del glaciar de Piztal, a más de 3.000 metros en los Alpes, con el objetivo de ampliar la estación de esquí de Wildspitzbahn. Mientras las máquinas excavan, las quitanieves redistribuyen la nieve para crear las pistas. 

 

 

Ante esta alarmante actividad, Josef Schrank exige que «además de una política climática y ambiental valiente necesitamos una efectiva protección de glaciares, que se implementa sin excepción».