Las tormentas provocan inundaciones locales en el Pirineo francés y una tromba de agua en el Valle de Ansó

El valle de Campan, Altos Pirineos, recibió un aguacero anclado que habría descargado 165 litros a primeras horas de la noche del jueves, y el agua ha arrastrado coches y hundido un puente
Un aguacero estacionario en el valle de Campan, en los Pirineos franceses, ha provocado esta noche graves inundaciones | @Meteo_Pyrenees

 

Como si de una tormenta de verano se tratara, un fuerte aguacero se instaló encima un valle de los Pirineos franceses llamado Campan, cerca de Banhèras de Bigorra, en el distrito de los Altos Pirineos. Descargó durante las primeras horas de la noche casi 100 l/m2 y en el resto de la madrugada se añadieron más trombas de agua hasta acumular 165 litros entre Bauden y Campan, en el termino municipal de l’Adour.

La tromba de agua ha provocado un río de barro que ha penetrado en Baudean, inundando varias casas, el ayuntamiento y la escuela de este pequeño pueblo de algo menos de 400 habitantes. Fuentes locales explican que la riada habría arrastrado algunos coches y un puente ha cedido la embestida.

A pesar de la violencia de la tormenta, no se produjeron víctimas, pero si un reguero de incidencias e imágenes espectaculares que se han colgado en las redes sociales. Los bomberos de la zona están realizando este viernes la limpieza de las calles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque la alerta amarilla por inundaciones sigue activada en esta parte de los Pirineos franceses, la previsión indica que las lluvias más importantes se trasladan a la zona más oriental de la cordillera. La nieve vuelve a cubrir las montañas más altas, por encima los 2.300 metros, y nieva con intensidad en Andorra y el Ariege.

 

Lluvias torrenciales también en Aragón, en el valle de Ansó, Jaca

La red de pluviómetros de la Confederación Hidrográfica del Ebro registró un buen aguacero en la vertiente española ayer jueves, a última hora de la tarde. En Zuriza cayeron en dos horas 53 l/m2 , 17 en un cuarto de hora. Tal cantidad de agua debió reanimar mucho el caudal del río Veral, que vertebra el valle. Se desconoce si ocasionó desperfectos.

Fue un chubasco tan local que en el refugio de Linza, más arriba, solo cayeron 17 litros en una hora y media.

 

 

 

En el resto de la provincia de Huesca y en Zaragoza, las lluvias han precipitado toda la madrugada, acumulando hasta 20 litros en el valle del Ebro y cerca de 80 litros en el Pirineo central aragonés.

En la capital aragonesa, las lluvias de la noche provocaron la caída de un alero de la iglesia Nuestra Señora del Portillo, retirado después por los bomberos de Zaragoza. Este viernes los chubascos se trasladan al este de Aragón y el ambiente será fresco o algo frío todo el día, porque además el cierzo molestará bastante por la tarde.

También te puede interesar...

Comentarios