INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Una joven de Murcia, víctima de la dolorosa picadura de una carabela portuguesa

Naomi Mateos, de 22 años ha explicado en las redes sociales su mala experiencia con este animal similar a una medusa
Así quedó la espalda de Naomi tras la picadura de una carabela portuguesa| Cedida

 

Un dolor difícil de explicar si no lo has sufrido. Esto es lo que vivió Naomi Mateos, de 22 años, víctima de la picadura de una carabela portuguesa, mientras tomaba un baño en la playa de Puntas de Calnegre, en la localidad murciana de Lorca.  

La joven tuvo que ingresar en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de la capital murciana debido a los terribles dolores que le produjeron el veneno de este animal, similar a una medusa pero cuyos tentáculos llegan a medir 50 metros. Pese a que su estado de salud ya no reviste gravedad, ella misma confesaba que solo gracias a la morfina se le «ha quitado el dolor».

Una picadura que puede llegar a ser mortal 

Los efectos del veneno de este animal en la joven sorprendieron incluso a los sanitarios del hospital murciana. Una de las enfermeras que la atendió explicaba en 'El Español' que las marca que quedaron en la piel de Naomi eran «impresionantes». «Sus brazos parecían tatuados desde los hombros hasta los dedos», relataba confirmando que no podía borrar de su mente la cara de dolor de la joven. 

Este animal, similar a un medusa, puede causar la muerte con su veneno | Cedida

 

Ella misma explicaba a la 'Opinión de Murcia' que en cuanto sintió la picadura: «Me quemaba la piel, me quería morir». En pocos segundos notó como «todas las zonas en las que me había tocado la carabela tenía un bulto enorme». Naomi ha confirmado en sus redes que aunque evoluciona favorablemente, ha pasado una última «noche horrible», una vez ha eliminado la morfina de su cuerpo. 

El suyo es el primer ataque confirmado de este animal en la costa murciana justo antes de que empiece la temporada de verano. En los últimos días, además de en Lorca, se ha podido ver a este peligroso invertebrado en aguas de Águilas, La Manga, Cabo de Palos y Mazarrón. 

La propia Naomi pedía tener «muchísimo cuidado con la carabela portuguesa en cualquiera de las playas». Pese que a ella, finalmente, solo le quedaran una marcas temporales, su picadura puede ser mortal en niños ancianos. «Doy gracias a dios de que ha sido a mí y no a un niño ni a una persona mayor», concluía la joven.