Una joven recibe una picadura de escorpión en un vuelo comercial

Una canadiense fue picada por este arácnido cuando su avión de disponía a aterrizar en la ciudad de Calgary
Fotografía del ejemplar de escorpión que pinchó su aguijón e hirió a una pasajera en un vuelo en Canadá
Fotografía del ejemplar de escorpión que pinchó su aguijón e hirió a una pasajera en un vuelo en Canadá | Air Transat

Uno de los mayores infortunios que puede encontrarse un viajero o una viajera es queun animal peligroso te muerda o pique cuando estás viajando en avión. Es muy poco probable que un escorpión llegue a entrar a la cabina de un avión y más infrecuente que hiera a un pasajero, pero a finales de febrero sucedió esta increíble coincidencia.

Una pasajera de la compañía Air Transat recibió la picada de esta especie de arácnido el pasado 26 de febrero. La joven Quin Maltais viajaba desde la ciudad canadiense de Toronto a Calgary, cuando comenzó a sentir un movimiento que bajaba por la espalda. Este fue el principio de la terrorífica experiencia que le tocó vivir y ha contado a la cadena CBC.

Inicialmente creyó que era el aire acondicionado que le producía esta sensación. Relata que «tan pronto como las luces se apagaron de nuevo, más cerca cuando estábamos literalmente a punto de aterrizar, sentí el dolor punzante en mi espalda baja, como, oh, Dios mío, ¡algo me mordió!»

La joven estudiante se dio cuenta que había un animal en su asiento, cuando las luces se abrieron halló un escorpión de 10 centímetros. La chica, presa por el pánico, pidió auxilio a la tripulación y fue asistida por un equipo de urgencias afuera del avión, cuando este terminó las maniobras de aterrizaje.

 

Por fortuna, la lesión ocasionada fue leve

La picadura de este escorpión tuvo efectos leves en la chica, se dice que como más grande sea el arácnido el veneno es menos potente. En cuanto al animal, lo capturaron cuando todos los pasajeros bajaron del avión y fue entregado a las autoridades del aeropuerto. Los responsables de la compañía aérea declararon que esta situación es «extremadamente rara».

La joven canadiense aseguró a los medios de comunicación que la experiencia la dejó bastante alterada, pero no planea dejar de volar: «No tengo tantas ganas de ir en un avión por un tiempo, pero definitivamente no dejaré de viajar. La próxima vez revisaré debajo de mi asiento». Resulta inexplicable para la compañía aérea como y de donde llegó el escorpión al avión.



Comentarios