Lilly, la niña que planta cara a la industria del plástico en Tailandia

Reconoce que se ha inspirado en Greta Thunberg. Lilly con tan sólo 12 años ha emprendido una lucha para limpiar su país de plásticos no reciclables
La joven Lilly consiguió que una gran cadena de supermercados de Tailandia deje de entregar bolsas de plástico a sus clientes | Agencias

 

Existe una nueva 'Greta Thunberg' que ha declarado la guerra a la contaminación que producen las grandes industrias comerciales. Es Lilly, tiene 12 años y vive en Tailandia. Admira mucho las reivindicaciones de la joven activista sueca y explica en una entrevista que es «una niña en guerra». Ha fijado su objetivo existencial en eliminar el plástico de su país.

Este pasado junio, esta niña logró convencer a 'Central', una gran cadena de tiendas, de que no dieran más bolsas de plástico en sus supermercados. Lucha para aumentar la sensibilidad hacia este problema en un país, que es el sexto del mundo que vierte más residuos en los océanos.

Hay mucho trabajo que hacer en Tailandia. Inició este proyecto personal después de que visitara una turística playa llena de plásticos, la vista la impresionó tanto que decidió protestar para cambiar esta realidad.

 

La difícil lucha para reducir el consumo de 3.000 bolsas al año por habitante

Emprendió esta decisión llena de confianza gracias al ejemplo de Greta Thunberg. En la entrevista, enseña una bolsa llena de latas oxidadas y botellas rotas, y explica que «al principio pensé que era demasiado joven para presionar este cambio, pero la Greta me dio confianza. Cuando los adultos no hacen nada, los niños debemos actuar».

Ella no estará en Nueva York manifestándose contra el calentamiento global con la joven activista sueca, ella protestará en Bangkok. «Mi lugar está aquí. La lucha debe realizarse al sureste de Asia», dice.

Aunque hay países de esta área geográfica que se niegan a recibir más contenedores llenos de plástico para reciclar, Tailandia, Filipinas, Indonesia y otros países continúan generando cantidades astronómicas de plásticos. En el primer país todo se embala en envases no reutilizables. Un tailandés consume 8 bolsas al día, 3.000 por año, 12 veces más que en la Unión Europea.

El impacto de la inquietud de Lilly ha conseguido que por ejemplo la cadena japonesa ‘7-Eleven’ se comprometa a no distribuir más bolsas a partir de 2020. Por otra parte, ha influenciado un poco para que el gobierno tailandés elimine las bolsas de un solo uso hacia el 2022.

Tailandia es el sexto país que libera más residuos en el océano | Arxiu

 

Las acciones de protesta de Lilly

Greenpeace Tailandia duda de la eficacia de las protestas que quiere poner en marcha Lilly porque el gobierno no redacta leyes contra los residuos. En la línea del movimiento iniciado por Greta Thunberg, Lilly realizó una 'sentada' ante la sede del gobierno. También pidió una cita con el primer ministro Prayut Chan-O-Cha pero no obtuvo respuesta.

La chica puede contar con el apoyo de su madre, que le ayuda a escribir sus discursos ante responsables de la ONU o de las embajadas. «Al principio, pensé que era un simple capricho de niña. Pero no huye de esta decisión» explica la madre, Sasie, quien también fue activista ecologista.

La niña organiza y anima a participar en sesiones de limpieza de espacios naturales. La última fue en Bang Krachao, una zona verde de Bangkok sucia de botellas, bolsas y otros residuos de plástico que arrastra el río Chao Praya. Mucha gente ecologista tiene esperanza en esta joven activista, pero en un país donde el sector petroquímico representa el 5% del PIB y genera miles de puestos de trabajo, luchar contra este gigante es muy difícil.

Comentarios