Pronostican más lluvias en la Comunidad Valenciana, Navarra y Canarias en 2050 y un descenso grave al noroeste

Climatólogos del Observatorio de la Sostenibilidad señalan que las precipitaciones no han variado en España desde 1965, pero disminuye la cantidad de agua disponible para ecosistemas y humanos
Aumentará la irregularidad de las lluvias entre zonas y estaciones para el 2050 | Archivo

 

Varios expertos del Observatorio de la Sostenibilidad (OS) divulgan su preocupación por el balance de precipitaciones previstas en un futuro 2050 en España, a partir de algunos interesantes datos. Defienden que, con lluvias más irregulares durante el año, las autoridades deben tener más respecto al uso del agua e iniciar medidas preventivas efectivas de planificación y gestión territorial, sino pasaremos sed en invierno y verano.

Según el estudio ‘Aproximación a la evolución de las precipitaciones en España’ realizado por la OS, el investigador Mario Mingarro, con la ayuda de la Agencia Estatal de Meteorología, pronostica una tendencia más húmeda en las islas Canarias occidentales, en la Comunidad Valenciana y en Navarra, pero en general las lluvias se reducirán en el resto del territorio y este descenso será «muy grave» en el cuadrante noroeste.

También concluye que, en España, entre 1965 y 2018, las precipitaciones son «similares a las de hace unos años» tanto en las series anuales como en las mensuales, ya que no se ha observado una dinámica clara de aumento ni de disminución. Si que se ha observado que en las estaciones de verano e inverno llueve bastante menos y en primavera y otoño han aumentado «ligeramente».

 

Menos lluvias en ciudades de Galicia y Cataluña

En los últimos 30 años, los expertos informan que se ha producido una «fuerte disminución» de las precipitaciones en Galicia y en Canarias y se han estabilizado en Cataluña. Si bien, las lluvias han aumentado «de una forma más fuerte» en Asturias, seguida por Navarra, Cantabria, Islas Baleares, Extremadura y País Vasco, mientras que, en el resto de las comunidades autónomas, aumentaron las precipitaciones, pero de forma más ligera.

A una escala más local, en el periodo 1981- 2018, han observado una «fuerte disminución» en Vigo, Gerona, Barcelona, Valencia, Reus y León, pero ha aumentado en Jaén, Palencia, Palma, Lugo, San Sebastián, Bilbao y Orense. Por cuencas hidrográficas, han aumentado las precipitaciones «en todas las cuencas peninsulares» pero de forma más importante en las cuencas del Norte, Guadalquivir, Sur, seguido de Guadiana, Ebro y Duero y donde menos fue en la cuenca hidrográfica Tajo.

Las gotas frías serán más recurrentes en el futuro | Twitter

 

El cambio climático provocará más inundaciones asociadas a gotas frías

En 2050, el informe estima que solo en Canarias occidentales, la Comunidad Valenciana y Navarra experimentarán una precipitación anual más abundante y que probablemente la distribución de estas lluvias será «mucho más irregular en el tiempo», por lo que advierte de que «las inundaciones asociadas a gota fría serán más intensas y frecuentes».

En el resto del territorio, los expertos prevén que se reduzcan las lluvias en general, pero disminuirán gravemente en el cuadrante noroeste, y en particular en Lugo, Orense y Pontevedra. Precisamente, en Lugo y Orense se perderán más de 500 l/m2 de precipitación anual, lo que supone que lloverá menos de la mitad que ahora en 2050.

El estudio alerta que «el proceso de aridez de todo el noroeste peninsular será tan drástico que su vegetación y agricultura se pueden terminar pareciendo más al sudeste peninsular que a la imagen histórica de bosques mixtos caducifolios y prados que viene a la cabeza al pensar en estos territorios».

Por otro lado, aunque lloviese igual en 2050, la subida de las temperaturas influirá en una reducción de la cantidad de agua circulante en nuestros ecosistemas y para el hombre. En el futuro, con una mayor irregularidad temporal y regional de las lluvias, se presentarán grandes diferencias territoriales en España.

La falta de agua se deberá gestionar responsablemente e inteligentemente | Archivo

 

Recomendaciones para mitigar la escasez del agua

Finalmente, el informe señala que con la clara disminución de las precipitaciones en regiones y ciudades, los gobiernos deben concienciar urgentemente a la ciudadanía sobre las necesidades de agua en las ciudades, del abastecimiento y la necesidad de agua para zonas verdes o riego.

Debemos continuar creyendo que el agua es un recurso limitado y que se debe hacer una gestión «más responsable e inteligente», con actuaciones en la naturaleza para potenciar la conservación del agua, el suelo y los bosques en las partes altas de las cuencas, para acumular la recarga de los acuíferos y en el entorno de las ciudades. Y, además, resulta indispensable una mayor inversión en la investigación y estudio de las dinámicas espacio-temporales de las lluvias.

También te puede interesar:

Comentarios