INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

PREVISIÓN SEMANAL

Hasta 3 temporales de viento, lluvias y nevadas a partir de mañana lunes

El devastador escenario del Mediterráneo que se calienta más deprisa que el resto del planeta

Un nuevo estudio sobre la crisis climática ha rebelado que la región sufrirá graves problemas, afectando a más de 500 millones de personas con sequías, falta de agua dulce y aumento del nivel del mar.
El nuevo estudio destaca la vulnerabilidad de esta región mediterránea | Archivo

 

El cambio climático es el problema más grave a la que se enfrenta la humanidad actualmente. Pero algunos puntos de la Tierra las previsiones de esta crisis son devastadoras, como la región mediterránea, dónde se está calentando un 20% más rápido que la media mundial por lo que, de no aplicarse medidas correctoras adicionales, se espera que la temperatura aumente 2,2 grados en 2040 y que para el 2100 el nivel del mar suba un metro, afectando a un tercio de la población de la zona.

Estos datos, obtenidos de un estudio de la red Mediterranean Expert son Climate and Encironmental Change (MedECC), han sido presentados este jueves por el coordinador de la institución, Wolfang Cramer. Se trata del primer estudio sobre el impacto del cambio climático en la región del Mediterráneo donde más de 80 científicos han participado en su elaboración.

Wolfang Cramer destaca la vulnerabilidad de mucha población de la región «porque vive cerca del mar y también porque son pobres y tienen pocas opciones para protegerse o alejarse». El informe también destaca que habrá más olas de calor que serán significativamente más duraderas y las sequías extremas ocurrirán más a menudo. A parte, el incremento del nivel del mar pondría en serio peligro los medios de subsistencia de al menos 37 millones de personas en la costa africana, repercutiendo directamente sobre la agricultura inundando tierras fértiles y salinizando las aguas subterráneas.

Mapa sobre la desertificación en la cuenca Mediterránea | MEDECC

 

Menos agua, menos alimentación

Los científicos calculan que el agua dulce disponible disminuiría hasta un 15% y más de 250 millones de personas sufrirán escasez de agua en solo 20 años, a parte de los conflictos derivados en forma de guerras y movimientos migratorios por la falta de agua. Las áreas con peor pronóstico serán las del Oriente Medio y Oriente Próximo.

El aumento de la temperatura se traducirá también en un aumento de la acidificación del agua del mar, debido a un aumento de la temperatura de sus aguas que captan más carbono de la atmósfera. Con el aumento de la acidificación, la concentración del oxígeno en las aguas disminuirá, provocando que la medida de los peces se reduzca entre un 20% y un 30%. A esto, se tiene que sumar que la mayoría de especies comestibles marinas ya sufren sobrepesca y, juntamente con la contaminación, la pérdida de las especies de peces puede llegar a ser del 34%.

Impactos en la salud y seguridad alimentaria

Los impactos sobre la tierra se verían traducidos en una sobreexplotación de la agricultura y de la ganadería intensiva destruyendo bosques y humedales. La calidad de los cultivos disminuirá tras el calentamiento global y las importaciones disminuirán la seguridad alimentaria de la región.

Cada grado que suba la temperatura reducirá el rendimiento agrícola: en el caso de los cultivos de trigo, calculan que cada grado reduce un 7,5% su producción, y que en 2090 se habrá reducido un 37,5%. Las ciudades sufrirán cada vez más, el efecto de isla de calor y las muertes relacionadas se multiplicarán, como lo harán las enfermedades relacionadas con la calidad del agua. También el aire perderá calidad y se dispararán las enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Mapa de las zonas costeras en riesgo en la Mediterránea | MEDECC

 

Pérdida de ecosistemas

Los especialistas no solo se centran en los impactos sobre los seres humanos y sus medios de vida. También el estudio advierte que muchos de los ecosistemas están amenazados por el cambio climático. Solo por citar algunos casos, la proliferación de las plagas de medusas por el incremento de la temperatura del agua, la invasión de mosquitos tigre y la aparición de especies invasoras como los peces león dañarán a las especies autóctonas del Mediterráneo.

El aumento de las temperaturas se traducirá en peores sequías que a la vez generarán grandes incendios, llegando a incrementarse hasta un 40%, incluso, en el escenario más optimista de un aumento de la temperatura de 1,5 grados.

De este modo, Cramer resalta la importancia de reducir los gases de efecto invernadero, porque cada reducción ayuda a limitar el aumento global de la temperatura. «Todos los países, y en particular los del norte, deben aplicar políticas con el Acuerdo de París. Cada tonelada de CO2 que se reduzca cuenta».