La modificación genética contra el Calentamiento Global: reducir las emisiones de metano diseñando el ganado

Esta técnica está prohibida en Europa, pero hay expertos que la defienden porque puede ser una gran aliada en la lucha contra el Cambio Climático
Defensa o no de la Modificación Genética de la agricultura para reducir las emisiones de metano del ganado | Archivo

Hay científicos agrónomos y expertos en seguridad alimentaria que están presentando informes que justifican la modificación genética del ganado como un método eficaz para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Y es que nuestras vacas y cerdos son unas de las principales fuentes de estos gases contaminantes.

Varios investigadores consultados por el periódico ‘The Guardian’ defienden la modificación genética para combatir la presente emergencia climática, dicen que la selección genética y la GM son tecnologías muy prometedoras, aunque están prohibidas en la Unión Europea. Están experimentando con plantas transgénicas que harían disminuir los gases al ganado.

La producción ganadera contribuye cada vez más a perjudicar el estado de nuestra atmósfera, somos demasiado carnívoros para la sostenibilidad del sistema natural. La cantidad de tierra requerida para ser cultivada para alimentar al ganado se suma al problema, con el uso asociado de fertilizantes y deforestación.

 

¿Debemos hacernos vegetarianos para salvar el clima mundial?

Muchos estudios sugieren que pasar a una dieta basada principalmente en vegetales y que contenga mucha menos carne de la que consumimos en los países ricos será vital para combatir la crisis climática. También sería más saludable, ya que en nuestro país consumimos más de la recomendada, aunque las classes más pobres luchan por conseguir las proteínas necesarias.

Si no queremos dejar de ser carnívoros, hay que producir con la GM. La salida del Reino Unido de la UE permitiría practicar la modificación genética en plantas y animales. Cualquier movimiento de este tipo sería muy controvertido entre algunos activistas agrícolas, en parte porque podría abrir conflictos con la UE sobre el comercio.

En este sentido The Guardian registra opiniones contradictorias. Por ejemplo, Rob Percival de la Soil Association, critica esta estrategia: «La modificación genética es una distracción: ya tenemos las soluciones a la crisis climática a nuestro alcance. El enfoque debería estar en capacitar a los agricultores para que adopten sistemas agrícolas agroecológicos más favorables a la naturaleza y dietas cambiantes para crear demanda de alimentos más sostenibles».

Geoff Simm, director del centro de agricultura y seguridad alimentaria de la Universidad de Edimburgo, dijo que los agricultores se sentían «demonizados» por las campañas que alentaban a adoptar dietas veganas para proteger el clima. Él defendería aplicar una tecnología que protegiese la agricultura que alimenta el ganado.

En vez de modificación genética, algunas personas defienden reducir el consumo de carne | Pixabay

La ganadería y su agricultura en Europa es más sana que en otras partes del mundo

El daño causado por el consumo de carne viene principalmente de la industria cárnica norteamericana, que tiene granjas muy intensivas e implican una producción de grano poco sostenible. Sin embargo, los expertos británicos y europeos señalan que nuestro ganado tiene más probabilidades de pastar al aire libre, a menudo utilizando tierras que no serían viables para la producción de cultivos, lo que significa que sus emisiones asociadas son mucho menores.

En el Reino Unido también hay mucha más coincidencia entre las industrias de carne y lácteos, con más de la mitad de la producción de carne proveniente de vacas lecheras, lo que también genera menos emisiones. Además, la industria lechera es más eficiente ahora que hace 25 años: Reino Unido ahora produce más leche de menos ganado y esto también reduce la emisión de gases.