Los gigantes monumentos de la Isla de Pascua marcaban las fuentes de agua dulce

Una nueva investigación demuestra que las grandes estatuas 'moai' se construyeron cerca de puntos de agua para que los pobladores supieran su localización.
Unos 1000 moais resisten la erosión en la isla de Pascua, indicando donde había agua | Pixabay

 

Un equipo de científicos norteamericanos de la Universidad de Oregon explica en un estudio publicado en ‘PLOS One’, que los antiguos pobladores de la isla de Pascua levantaron las magníficas estatuas que tantos visitantes van a fotografiar para señalizar sus fuentes de agua dulce.

La isla de Rapa Nui es conocida por su elaborada arquitectura ritual, en particular por sus numerosas estatuas (moai) y las plataformas monumentales que las aguantan (ahu). Los científicos se han preguntado por qué los antiguos pobladores construyeron estos monumentos en tantos lugares alrededor de la isla, considerando cuánto tiempo y energía se requería para construirlos.

Los investigadores de Oregon analizaron la posición de las estatuas para conocer la relación del espacio con sus recursos naturales, como tierras fértiles, recursos marinos y fuentes de agua dulce, los tres recursos más limitados en Rapa Nui, la isla de Pascua. Sus resultados sugieren que las ubicaciones de las construcciones se explican por su proximidad a las limitadas fuentes de agua dulce de la isla.

Existe relación entre los 'moais' y los puntos con recursos de fácil acceso

Ejemplo de los gigantescos monumentos de piedra moais | Pixabay

 

Los científicos explican que «cuando comenzamos a examinar los detalles de la hidrología, empezamos a notar que el acceso al agua dulce y la ubicación de las estatuas estaban estrechamente vinculados». No era un hecho muy obvio, pero mediante la observación y el estudio geológico del suelo del entorno de las estatuas, descifraron el misterio de estos gigantescos monumentos.

Hay unos 1000 moais en la isla, muchos en la costa, y la gran mayoría de ellos son lugares donde emerge el agua subterránea fresca. Donde no hay las estatuas, los análisis no mostraron agua dulce. Los investigadores verifican que este patrón se cumple casi siempre.

Por otro lado, el estudio sugiere que los moais tenían también un uso territorial porque indicaban el control de una comunidad sobre el agua de sus terrenos. Este hecho se basa en el gran coste y la dificultad de construir y trasladar los monumentos.

"Se confirma la presencia de avispa asiática en la capital de Castilla y León" "Espectacular rescate de un perro en un lago helado en Estados Unidos"