La NASA sobrevuela lagos de deshielo en los glaciares de Groenlandia a principios de mayo

Los científicos de esta expedición recorrieron la gran isla helada a bordo de un avión y no esperaban encontrarse con lagos turquesas mucho antes de verano
Impacto del Cambio Climático en Groenlandia | Cedida

Algo insólito está sucediendo esta primavera en las latitudes árticas. En Groenlandia ha empezado el mes de mayo con la observación de un intenso deshielo avanzado muy poco habitual. Investigadores de la NASA han captado con fotografías formaciones de lagos y ríos fluyendo de glaciares. Unas imágenes impresionantes pero trágicas, que denotan la perjudicial subida de las temperaturas en el casquete ártico a causa del calentamiento global.

El fenómeno ya se ha visto anteriormente pero no tantas semanas antes de las fechas anteriores. La glacióloga Brooke Medley compartió en las redes algunas de las imágenes obtenidas días atrás durante un vuelo de la operación IceBridge, destinada a estudiar en detalle los cambios en las regiones polares y su relación con el clima global.

 

 

 

Los movimientos atmosféricos bastante irracionales de este invierno y primavera están calentando la superficie de Groenlandia a deshora, y la glacióloga explica que en este lugar, aunque es de los más fríos del planeta, se registraron la semana pasada temperaturas inusualmente altas, superiores a las de ciertas partes de Estados Unidos. «Pese a que el agua azul es asombrosa, el inicio temprano del derretimiento sobre Groenlandia es preocupante para el planeta», indicó Medley.

Preocupación por los efectos del próximo verano en la zona

Lo normal es que el inicio de la acumulación de agua empiece a finales de mayo, pero sorprendentemente las primeras consecuencias del verano se han avanzado casi un mes. Otro científico del proyecto IceBridge afirma que todavía no se puede augurar un verano fatal para los glaciares groenlandeses, pero estas observaciones dan una nota preocupante de como puede ser la temporada de deshielo.

 

 

Se ha constatado que las temperaturas en regiones árticas aumentan dos veces más rápido que las del resto del planeta. Groenlandia, según una investigación reciente, se derrite cuatro veces más rápido que hace 15 años, lo que en el futuro puede inundar ciudades costeras, comenzando por las estadounidenses Nueva York y Miami.

Hay quien todavía no quiere aceptar el desafío del cambio climático. El gobierno de Estados Unidos desconfió y no firmó una declaración internacional de acciones para preservar el Ártico, hace unos días en Finlandia, porque fue redactada haciendo mención al concepto del cambio climático, según afirmaron diplomáticos presentes en la reunión.



Comentarios