INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Los 9 puntos de inflexión climática que nos podrían llevar al desastre planetario

Los científicos alertan que eventos clave como el deshielo ártico y antártico o la pérdida del Amazonas están interconectados y ya se han puesto en marcha
El futuro del planeta está en nuestras manos | Getty Images

 

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) hace ya dos años alertó que algunos puntos de inflexión desencadenarían una situación catastrófica para el planeta. En aquel momento, los científicos pensaron que solo alcanzaríamos esos puntos de inflexión si el calentamiento global superaba los 5ºC con respecto a los niveles preindustriales. La mala noticia es que se equivocaron e igual se van a alcanzar sin llegar a esos 5ºC.

Nueve zonas críticas de la Tierra

Hay diversos puntos que se consideran graves y están en riesgo real de desaparición: el hielo marino ártico, la capa de hielo de Groenlandia, los bosques boreales, la capa de suelo permanentemente congelado en regiones frías, el sistema de corrientes del Atlántico, la selva amazónica, los corales de aguas cálidas, la capa de hielo antártico occidental y partes de la Antártida Oriental.

Johan Rockström, director del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático y otro de los coautores del artículo, explica que «la situación es peor de lo esperado hace años». La Cumbre del Clima de Madrid (COP25), opina que «existen fuertes evidencias científicas como para declarar un estado de emergencia planetaria que haga posible una acción mundial que acelere el camino hacia un mundo que pueda continuar evolucionando en un planeta estable».

 

El calentamiento global es el responsable que el deshielo sea mayor cada año | PixaBay

 

El nivel del mar seguirá aumentando debido al deshielo

Los expertos investigadores destacan el colapso de las capas de hielo de Groenlandia, la Antártida Occidental y parte de la Antártida Oriental, porque sumando su efecto condenarían al mundo a unos 10 metros de incremento irreversible del nivel de los océanos. 

En este caso, la reducción de las emisiones podría ralentizar el proceso, dando más tiempo a la población humana asentada junto al mar a que se pueda desplazar.

 

El Planeta está teleconectado

Hay que comprender la dimensión del problema, cómo que todo está conectado. Así, el derretimiento de Groenlandia hace que se viertan grandes cantidades de agua dulce en el Atlántico Norte, lo que a su vez influye en la alteración de las corrientes de este océano y los efectos pueden ser catastróficos: un cambio en el Monzón de África occidental desencadenaría sequías en la región africana del Sahel.

 

Los incendios de este agosto no fueron normales en la Amazonía debido al aumento de la deforestación | PixaBay

 

«La desaceleración de las corrientes del Atlántico también podría secar el Amazonas, interrumpir el Monzón de Asia oriental y hacer que el calor se acumulase en el océano Austral, lo que podría acelerar la pérdida de hielo antártico», según explican los científicos de la COP25.

 

Se necesitan acuerdos más restrictivos

Aunque muchos países han firmado el Acuerdo de París, comprometiéndose a mantener el calentamiento global muy por debajo de los 2°C, cumpliendo las promesas actuales que cada país se llegaría igualmente a un aumento de 3°C.

El planeta no puede prescindir de los combustibles fósiles de repente y, por lo tanto, difícilmente se podrán cumplir las emisiones previstas antes de 2040. La temperatura ya está 1,1ºC por encima de la que se registraba en la época preindustrial, así que es probable que la Tierra cruce la barrera de los 1,5°C en 2040.

 

Riesgos extremos cada vez más probables

El riesgo es la probabilidad multiplicada por los daños. Los riesgos que suponen los puntos de inflexión son mucho ahora mucho más altos que en estimaciones anteriores, así que se debería actuar aún con mayor rapidez de la prevista.

La conclusión general de los expertos es que sin medidas urgentes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero no se podrán evitar los puntos de inflexión clave que agravarán el problema.