ATENTOS AL CIELO

Luna de hielo: Llega la última luna llena del 2019 y de la década

El Océano Ártico puede quedarse sin hielo durante el verano a partir de 2044

El calentamiento global es el responsable que año tras año el hielo marino ártico se desvanezca más rápido, llegando a que entre 2044 y 2067 desaparezca del todo en los veranos
Año tras año el hielo marino ártico se desvanezca más rápido | PixaBay

El cambio climático causado por el hombre es el responsable directo que el Océano Ártico se quede sin hielo durante parte de cada año, comenzando en algún momento ente 2044 i 2067. Este son los resultados de una investigación de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) que acaba de ser publicada en la revista ‘Nature’.

Los investigadores de UCLA, Chad Thackeray, investigador asistente del Centro de Ciencias del Clima del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad, y Alex Hall, profesor de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas, evaluaron la representación de 23 modelos del deshielo estacional entre 1980 y 2015 y los compararon con las observaciones de los satélites.

Según estos datos, el hielo marino ártico ha disminuido sustancialmente en las últimas décadas, una tendencia que se prevé que continúe hasta llegar a la ausencia de hielo en determinadas temporadas (especialmente en septiembre, mes tradicionalmente con menos hielo en el agua), en algún momento ente 2044 y 2067.

 

El calentamiento global es el responsable que el deshielo sea mayor cada año | PixaBay

El satélite, pieza clave para conocer el hielo futuro

Los científicos han estado tratando de predecir el futuro del hielo marino ártico durante varias décadas, confiando en una serie de modelos climáticos globales que simulan cómo reaccionará el sistema climático a todo el dióxido de carbono que entra en la atmósfera. Pero las predicciones de los modelos han discrepado ampliamente: algunos muestran un septiembre sin hielo ya en 2026, mientras que otros sugieren que el fenómeno comenzará en 2132.

La principal diferencia en cuanto a las hipótesis se centra en la diferente interpretación de un proceso llamado retroalimentación albedo-hielo marino, que ocurre cuando un parche de hielo marino se derrite por completo, descubriendo una superficie de agua de mar que es más oscura y absorbe más la luz del sol de lo que el hielo haría.

Ese cambio en la reflectividad de la luz solar, que no solo se da por el cambio climático, sino que también en los veranos, causa un mayor calentamiento local, lo que a su vez conduce a un mayor derretimiento del hielo y a que se agrave el calentamiento del Ártico.

Los investigadores decidieron estudiar qué modelos de interpretación de esa retroalimentación eran más realistas. Así, Thackeray y Hall evaluaron 23 modelos de hielo estacional entre 1980 y 2015 y los compararon con las observaciones satelitales, conservando los seis modelos que mejor reprodujeron les resultados históricos reales e hicieron su estimación: entre 2044 y 2067.