Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

INSTAGRAM

🌩 Para ver fenómenos meteorológicos sorprendentes síguenos ¡Pincha aquí!

Los Pirineos podrán perder la mitad del grosor de la nieve en el 2050

Un informe anuncia la desaparición de los glaciares pirenaicos en los próximos 30 años, el avance de los bosques y un ascenso de la temperatura de 1,2º, superior a la media mundial
La nieve será más escasa en los Pirineos los próximos 50 años | Archivo

 

Aunque este año el invierno parece que haya empezado de manera excepcional a finales de octubre, este lunes se publicó un informe sobre los impactos, las consecuencias y la adaptación de los Pirineos al cambio climático. Y sus efectos no son muy tentadoras para los amantes del esquí.

La cordillera podría perder el 50% de la nieve actual a mediados de siglo a causa del calentamiento global, mientras que la temperatura ha subido un 30% más en comparación con la media mundial desde la década de los 80. Los glaciares se encuentran en vías de extinción, algunas aves migratorias han adelantado su llegada 10 días y otras especies vegetales seguirán subiendo metros hasta el límite de la altura de las montañas.

Estos impactos están recogidos en el informe 'El Cambio Climático en los Pirineos: impactos, vulnerabilidades y adaptación', coordinado por el Observatorio Pirenaico de Cambio Climático (OPCC) y liderado por la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (CTP).

Ha sido presentado este lunes en Zaragoza en el marco de la Jornada de Riesgos Naturales y Cambio Climático. El trabajo ha sido elaborado por cerca de 100 expertos de Cataluña, Aragón, Navarra, País Vasco, Occitania y Andorra, regiones pertenecientes al Pirineo.

 

El estudio quiere informar las amenazas del Cambio Climático al sector empresarial y los ciudadanos

Puente de Bujaruelo, uno de los lugares más turísticos del pirineo aragonés | Manel Varela

 

El coordinador del informe, Juan Terrádez explica en rueda de prensa que «el cambio climático es una evidencia indiscutible. Está pasando ahora y en nuestras latitudes, y tenemos el reto urgente de seguir investigando los efectos del calentamiento global y adaptarse a las consecuencias».

Según las conclusiones del informe, la nieve que se acumula durante el año en el Pirineo por encima los 1.800 metros podría reducirse a la mitad y el deshielo empezaría un mes antes en 2050; la temperatura ha aumentado 1,2º en los últimos 50 años y a finales de siglo podría alcanzar entre los 2º y los 7º; las lluvias han descendido el 2,5% cada 10 años y los glaciares pirenaicos habrán desaparecido en 30 años.

Añade que hay algunas aves migratorias que han avanzado su fecha de llegada hasta 10 días antes que, en los años 60; en los últimos años las especies europeas se han desplazado de media 11 metros por década hacia altitudes superiores; la disponibilidad de recursos hídricos es cada año más variable y se esperan episodios de sequía y de lluvias torrenciales cada vez más intensas. Esto provocaría un aumento del riesgo de inundaciones, riadas y desprendimientos de rocas.

 

La comunidad científica propone las bases para una futura estrategia de adaptación

Las estaciones de esquí deberán remodelarse a los nuevos escenarios del cambio climático | Archivo

 

Según los expertos que han elaborado el estudio, los Pirineos se enfrentan a desafíos importantes en los próximos años para afrontar el cambio climático. En este sentido, se deberá preparar a la población por fenómenos meteorológicos extremos, reforzar la seguridad ante riesgos naturales, hacer frente a sequías, los cambios de cultivo, la pérdida de biodiversidad y asegurar la calidad de las aguas superficiales y subterráneas.

La adaptación será un factor clave y plantea retos importantes tales como mantener el atractivo turístico de la zona cambiando el modelo de desarrollo turístico, aprovechar las nuevas oportunidades que ofrecerá la nueva situación climática en la oferta y demanda de energía o la llegada de nuevas enfermedades, parásitos o especies invasoras.