Los polos magnéticos de la Tierra se invierten más a menudo de lo que se pensaba

Hasta ahora se creía que solo ocurría 1 o 2 veces cada millón de años, pero un nuevo estudio ha encontrado que este fenómeno puede ocurrir hasta 26 veces durante el mismo periodo de tiempo
Un nuevo estudio ha encontrado que los polos magnéticos cambiaban 26 veces cada millón de años | PixaBay

 

Estudios recientes han descubierto que los polos magnéticos de la Tierra pueden invertirse mucho más a menudo de lo que se pensaba, según un artículo publicado en Earth and Planetary Science Letters.

Hasta ahora se creía que por cada millón de años había un total de 1 o 2 giros de los polos magnéticos. Sin embargo, el equipo formado por miembros de la Academia de Ciencias de Rusia y del Instituto de Física del Globo de París, han encontrado que este fenómeno tenía lugar 26 veces durante el mismo período de tiempo.

El estudio se centró en unos sedimentos encontrados en un afloramiento en el noreste de Siberia. Tras calentarl a temperaturas extremas las partículas magnéticas que contenían para desmagnetizarlas, descubrieron su correspondencia con la del campo magnético en el momento y el lugar en que fueron depositadas.

Tomando como punto de referencia la edad de los fósiles de trilobites hallados en dichas capas, pudieron determinar que hace unos 500 millones de años el campo magnético se invertía aproximadamente 26 veces cada millón de años.

 

Hasta ahora se creía que por cada millón de años había un total de 1 o 2 giros | PixaBay

 

Cambio drástico

De acuerdo con Yves Gallet, autor principal del estudio, este dato es «extremo», teniendo en cuenta que es la frecuencia más alta jamás sugerida. Asimismo, este científico detalló que es «igual de interesante» el hecho de que hace 495 millones de años la frecuencia de inversión del campo magnético terrestre se redujo muy rápido, pasando a girar solo una o dos veces cada millón de años.

Los expertos señalan que todavía no está claro qué provocó este «cambio repentino», aunque se ha sugerido que podría ser la consecuencia de una variación en las condiciones de calor del núcleo externo de hierro líquido impulsado por el manto.

La última inversión de la polaridad magnética de la Tierra ocurrió hace unos 780.000 años. Ante el temor de algunos de que esto vuelva a repetirse pronto, lo cual haría que la radiación solar dañina nos alcance, Gallet concluyó que este fenómeno «no ocurrirá mañana», ya que estima que la frecuencia actual es de «al menos varios millones de años».